Separados por rejas y ubicados en plataformas elevadas, con un máximo de cinco personas permitido para cada una, así se realizó el primer megaevento con distanciamiento social en medio de la pandemia del coronavirus (covid).

Cerca de 2,500 espectadores llegaron el martes pasado al Gosforth Park de Newcastle, en Inglaterra, para presenciar el concierto que dio allí el músico británico Sam Fender. Y aunque en las últimas semanas Reino Unido ya ha realizado algunos espectáculos en vivo con distanciamiento social, este fue el primero que se hace de esta manera.

Temas relacionados

Las fotos dieron la vuelta al mundo, pues en ellas se aprecia como fueron separadas las familias para evitar el contacto entre unas y otras. Para algunos estos eventos llenan de esperanza el volver a una nueva normalidad, pero para otros es indiferente adaptarse a nuevas formas de vida.

Pese a las opiniones encontradas que el evento ha recibido en redes sociales, los espectadores elogiaron la experiencia, mientras los organizadores prometieron repetir la dinámica en las próximas semanas con otros artistas británicos, según informó La Tercera.

Con estas rejas fueron separadas las familias.

Los organizadores aseguraron que a futuro cada plataforma tendrá su propia mesa y sillas para asegurarse que los grupos de personas puedan mantenerse separados y así disminuir el riesgo de transmisión del coronavirus.

Asimismo, la agencia Live Nation había anunciado que para este mes de agosto habría una una gira de conciertos en Inglaterra, pero los organizadores finalmente la cancelaron por restricciones gubernamentales.

Estaba previsto que regresarían el 1 de agosto, pero el primer ministro, Boris Johnson, pospuso la fecha hasta al menos el 15 del mes, tras un aumento en los contagiados de la enfermedad.

Las personas pudieron disfrutar en estas plataformas metálicas el concierto.

Vea además: Rude Boy le cumplirá el sueño a su madre con el premio que ganó en Estados Unidos, mira de qué se trata