Una madre pidió ayuda mediante las redes sociales para poder encontrarle un trabajo a su hijo autista de 20 años y joven no solo recibió dos ofertas de labores, sino que también un buen recibimiento luego de sentirse mal en toda la cuarentena.

A Khobe Tyre, nombre del joven, le encantan las parodias de películas, los abrazos y contar chistes. Él trabajó como acomodador en un cine de Queen Creek, Arizona, Estados Unidos, después de terminar la escuela secundaria.

Cuando el cine tuvo que cerrar durante la pandemia, Khobe quedó desconsolado, incluso, el aislamiento lo hizo pensar en suicidarse.

En ese momento, su madre, Shalayna, se puso en contacto con otros padres de personas con necesidades especiales en Instagram. En pocas horas, se acumularon cientos de mensajes, pero uno de ellos destacó.

También: 'Por mis hijos me volveré a ir', hondureña llora al llegar deportada tras 27 años en Estados Unidos

La bondadosa respuesta vino de Amy Kennett , madre de cuatro hijos y propietaria de Old West Homebrew Saloon, una empresa que comenzó en un remolque que decidió darle empleo a muchacho. En diciembre se convirtió en una tienda en la calle principal de Florence, Carolina del Sur, donde vende tés, refrescos y helados.

Su hija, Abigail, tiene parálisis cerebral, y su hijo, Thomas, hermano mellizo de Abigail, es autista.

“Empezamos el negocio por nuestros hijos y por nuestra familia, y también con la esperanza de hacerlo crecer y poder contratar a otras personas con necesidades especiales”, dijo Amy al sitio The Epoch Times.

Jóvenes trabajando en el restaurante. Foto: Facebook / Amy Kennett

Amy inmediatamente decidió ponerse en contacto con Khobe. Se reunieron por primera vez en marzo y anunciaron en Facebook su colaboración.
“Este es el joven cuya historia me conmovió en las redes sociales y tuve que tenderle la mano”, publicó Amy. “Estamos emocionados de que se una a la familia”, acotó.

Además: La diseñadora hondureña Daysi Fernández destaca en Nueva York con su talento

La empresa enseña habilidades laborales y vitales a las personas con necesidades especiales contratadas en el lugar, incluyendo la interacción con los clientes, tomar pedidos y trabajar en la caja.

Después de un día de trabajo, “lo hizo de maravilla (…) Él es divertido”, dijo Amy. “Les cuenta chistes a todos los clientes. De inmediato encajó muy bien con mi familia y mis hijos”.

Khobe Tyre y su madre.

“Mis hijos, otras personas afectadas o cualquier otra discapacidad, son como usted y yo y quieren que se les den oportunidades y la posibilidad de prosperar, de tener éxito”, dijo la mamá de Khobe.

Te puede interesar: Cafetería da trabajo a personas con síndrome de Down