Hay personas que reciben diagnósticos de salud que obligan de forma inmediata a detener la ingesta de algunos alimentos. En ese momento no hay que encerrarse, ni lamentarse, sino recurrir a las nuevas ideas de emprendedores que han pensado en ellos.

Ada Flores es propietaria de La Casita de Belén al Horno, una repostería en Tegucigalpa que ofrece productos libres de gluten.

Lea: Imagen color: una apuesta creativa de emprendedurismo familiar en plena pandemia

Ella habla con tunota sobre cómo inició el negocio, cuyo objetivo es llevar la salud a la familia, principalmente a su hija de 13 años, María Belén, así como a sus amigos y aquellas personas que necesitan de esa alternativa para vivir mejor.

La familia creadora está compuesta por Juan Ramos (padre), Juan Ramos (hijo), María Belén, Isaac Ramos y Ada Flores. Foto: La Casita de Belén.

Ofertas

La repostería comenzó porque un día había que festejar el cumpleaños de María Belén y no había pastel sin gluten a disposición. “Ella no puede comer nada que lleve gluten, soya, caseína, ni huevo”, detalla su madre Ada.

Posteriormente, se dio cuenta que muchas amistades y familiares que sufrían ciertos tipos de alergia, también compartían la necesidad de tener esas alternativas alimenticias libres de gluten, lo que motivó aún más a esta familia emprendedora.

Es así que la oferta de productos se agrandó: ya no solo elaboraban pasteles y galletas, sino también pizzas, roscas y otros postres para toda ocasión, como Navidad y Año Nuevo.

Un pastel de cumpleaños libre de gluten. Foto: La Casita de Belén.

Así se fue corriendo la voz de que nosotros podríamos dar una alternativa a todas estas personas que no pueden consumir gluten, porque son celíacos, tienen la sensibilidad o tienen más alergias alimentarias”, expresa la emprendedora Ada.

Sueño hecho realidad

Ante un problema, una solución. Ada todavía recuerda que decidió convertir su cocina en un "laboratorio". El objetivo: crear la receta perfecta sin todos los alérgenos alimenticios.

“El nombre de nuestro negocio es en honor a mi hija María Belén. A raíz de la condición inmunológica de ella, como familia, hemos aprendido a cocinar de forma diferente, con recetas a base de arroz y maíz”.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

Al trabajar de forma ardua en recetas, decidieron mantener una cocina libre de gluten en su totalidad, para que no pueda existir ninguna contaminación cruzada.

“Utilizamos harina de arroz, de maíz. En lugar de utilizar huevo, empleamos algún sustituto, como ser manzana o banano. Si el niño es alérgico a la leche, utilizamos algún tipo de jugo”, señala.

A pesar de las restricciones que normalmente se manejan en la dieta, Ada comenta que pueden trabajar con huevo, leche y frutos secos, si el cliente así lo pide.

Esta variedad de pan también está disponible en La Casita de Belén. Foto: La Casita de Belén.

Los rellenos son completamente naturales. Los almíbares y las jaleas se sacan directamente de las frutas. "No utilizamos ni colorantes, ni preservantes”, dice Ada.

Pedidos

No hay excusa para dejar de disfrutar los postres sin gluten que hace la familia Flores. Ellos pueden ser contactados a través de su página de Facebook, con el mismo nombre de la repostería: La Casita de Belén.

“El ingrediente más importante es levantarte y hacer algo. Dejar volar la imaginación, porque eso nos hace infinitos".

Ada Flores, propietaria de "La Casita de Belén"

En Honduras no hay muchos lugares que produzcan alimentos sin gluten; pero, más allá del negocio, lo que realmente motiva es proporcionar salud y alegría a quienes tienen una alimentación muy limitada.

"Mi hija creció a base de arroz en desayuno, almuerzo y cena. Por eso dejamos de llorar y nos levantamos para producir alimentos ricos para ella y quienes lo necesitan".

Ada Flores, propietaria de "La Casita de Belén"

Puede interesarle: Denis Aguilar ofrece 'vuelo de águila' para entregas en la capital