Desde el inicio del gobierno de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, se han implementado políticas migratorias de carácter discriminatorio y xenófobo en oposición a los derechos humanos de los diversos grupos de migrantes, en especial los procedentes del triángulo norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala, El Salvador).

Las medidas en que se han materializado estas políticas van desde los intentos de construcción del muro, las redadas y deportaciones masivas, la separación de familias y la detención de niños que han sido deportados sin acompañamientos de un familiar, hasta la negación y cancelación del derecho de asilo, el aislamiento y la reclusión, las agresiones físicas y las muertes de decenas de migrantes.

Temas relacionados

Estas situaciones, ya de por sí graves y frecuentes, se han encrudecido desde el inicio de la pandemia del coronavirus (covid-19) en los Estados Unidos, que ha sido utilizada deliberada y políticamente para promover aún más una agenda oficial contra la migración y de inclinación discriminatoria para los añoran encontrar el "sueño americano".

Le puede interesar: Trump advierte que pronto intentará cancelar de nuevo el DACA: los demócratas "no ganaron nada", afirma

Derecho de asilo negado por México a petición de Estados Unidos

Es de pleno conocimiento que muchos de estos migrantes que ahora solicitan el derecho de asilo, por diversas causas de violencia en sus países, provienen del triángulo norte de Centroamérica, lo que ha generado condiciones de vida adversas, que producen éxodos masivos, como los que se han presenciado en los últimos años.

El portal digital La Rebelión resalta que, a lo referente al derecho de asilo para migrantes forzados, ya desde antes se habían presentado irregularidades frecuentes y serias. Faltas recurrentes al debido proceso, reducciones notorias del número de casos y solicitudes procesadas y aprobadas, medidas para forzar a los solicitantes de asilo a permanecer en un país como México.

El muro ha sido una de las medidas de Trump para controlar la migración. (Foto: AFP)

A este escenario adverso, se sumó la propuesta del 10 de junio de 2020 de una nueva regla de asilo, medida promovida por los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional de Estados Unidos que busca limitar las interpretaciones de las causas de asilo así como reducir y acotar el poder de los jueces en los casos de asilo.

Esta nueva propuesta está basado con la finalidad de hacer más rápidos los procesos de deportaciones más acelerados y hacer más difícil el acceso de los migrantes a los tribunales en busca de un asilo, incluso tratando de que muchos de ellos ni siquiera lleguen a las cortes estadounidenses y mexicanas.

Vea también: Las 10 medidas aplicadas por Trump contra la migración durante la pandemia del covid-19

La situación de contingencia por el covid-19 ha propiciado un escenario para generar condiciones de excepción en ámbitos particulares dentro de las políticas migratorias, y el gobierno de Trump, ha sabido sacar un significativo provecho de ello.

La migración tiene rostro de mujer: 20 de junio Día del Refugiado en México

Las mujeres son las que más sufren en su odisea hacia los Estados Unidos. (Foto: AFP)

El 50 por ciento de los flujos migratorios de Centroamérica son mujeres, por lo que cerca de 135 mil mujeres solicitaron asilo en Estados Unidos en el último año.

México ha comenzado a ser un país de destino con condiciones precarias para los migrantes. A partir de la pandemia, las deportaciones de Estados Unidos a México tardan 96 minutos, por lo que se está violando el derecho a solicitar refugio, resaltó el foro Mujeres migrantes y riesgos adicionales ante covid-19 en el marco de la conmemoración del Día del Refugiado en México que se celebra el 20 de junio.

“En una pandemia, no atender a las mujeres migrantes implica un riesgo en toda la comunidad. No se trata de qué país eres y dónde has vivido, se trata de generar canales de acceso a los derechos”,dijo la doctora Berenice Valdez Rivera, coordinadora del área de Políticas Públicas en el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), según informó el portal Conexión Migrante.

El foro Mujeres migrantes y riesgos adicionales ante covid-19, concluyó que la mayoría de mujeres centroamericanas son forzadas a migrar de sus países de origen por violencia doméstica, abuso sexual, entre otras situaciones que las pone en una condición de riesgo social.

Lea además: Estados Unidos prepara nuevos límites a la inmigración, con el coronavirus como argumento