Uno de los médicos hondureños que ha marcado la historia de Honduras con el importante descubrimiento de la estrategia para tratar al covid-19 denominado “Tratamiento CATRACHO”, decidió abrirle las puertas a tunota.com y compartir muchos aspectos importantes sobre su vida personal.

Nos referimos al doctor Miguel Sierra Hoffman, un profesional hondureño residente de Estados Unidos, que afirma descubrir su afinidad por la ciencia cuando apenas tenía 8 años.

Temas relacionados

“Fue en cuarto grado, hicimos un proyecto de una represa con un compañero, éramos los peores alumnos del curso, pero cruzamos todo pronóstico y ganamos el concurso” detalló para tunota.com

Asimismo, el reconocido profesional hijo de un médico hondureño, casado con Andrea Sierra y con 4 hijos que afirma son su todo, continuó sus estudios académicos y estudió medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), “aún recuerdo mi número de cuenta, lo escribí tantas veces que se me quedó grabado 8217820” dijo entre risas. Realizó su servicio social e internado en La Ceiba, y se quedó trabajando con el profesor Arturo Rosa, quien lo impulsó en conjunto con Mauricio Pérez y Nelson Paz a cruzar fronteras y prepararse en Estados Unidos.

Arturo Rosa y Miguel Hoffman en el Estadio Olímpico en San Pedro Sula, antes de un juego de la Selección de Honduras. Foto: tunota.com

Tres años después, Hoffman emprendió vuelo hacia el norte, “traía $75.00 dólares, un vuelo de ida y pare de contar” contó Hoffman, quien aseguró tener la misión de que no podía regresar a Honduras fracasado.

Seguidamente, logró pasar los exámenes de protocolo para estudiar su especialidad en la Universidad de Pensilvania en medicina interna, además, aplicó a una especialidad en Infectología en Texas A & M y en Alabama cursó subespecialidad en neumología y cuidados intensivos.

Uno de sus principales logros fue el descubrimiento de un tratamiento contra una infección del corazón llamada endocarditis, “creamos una combinación de medicinas para curarla” manifestó Hoffman.

Miguel Hoffman y su esposa Andrea Sierra, médicos hondureños residentes en Estados Unidos. Foto: tunota.com

Por otro lado, el doctor y fanático del fútbol recalcó su amor por Honduras y la recordó de esta forma: “La mejor comida del mundo son Frijoles Naturas, chorizo indio y mucha mantequilla crema, sí... en exceso”.

Además, expresó que su país lo llena de paz y las mejores vacaciones de su vida son en Honduras.

Miguel Hoffman con una mascarilla de la bandera hondureña. Foto: tunota.com

Aunque la trayectoria de Hoffman ha sido muy importante, el médico aseguró que una de sus mayores debilidades es ser desorganizado y el uso de la tecnología.

“Me cuesta aprender el medio tecnológico pero debido a la pandemia me he acoplado a él, ahora soy un zoomero” afirmó entre risas mientras detalló que actualmente imparte conferencias en línea constantemente.

En ese sentido, recordó una anécdota: “una vez me llamó el director de la Universidad de Harvard para pedirme prestados unos estudios, colgué la llamada porque no sabía quién era y no le tomé importancia hasta que un amigo me contó y me puse en contacto con él” dijo apenado mientras hacía memoria y reía de las acciones ocasionadas por sus debilidades, “Wow, como es posible que no le haya contestado” agregó sorprendido.

Por otro lado, este profesional de la medicina afirmó tener una pasión por el fútbol y después de haber jugado en todas las universidades donde estudió, aseguró que en unos años más desea convertirse en un entrenador futbolístico para seguir engrandeciendo a Honduras “llevaré a mi patria al mundial y los haré ganar, ese será mi segundo logro” detalló, “lo bueno es que para eso no hay edad” dijo sonriendo.

El doctor Hoffman, sobresale en cargos como director de la Dirección Científica de la Universidad A & M, director de infectología en distintos hospitales de la zona y profesor asociado de la carrera de medicina interna, además, afirmó que varios de estos puestos los aceptó sin que hubiese dinero de por medio “es por amor a la ciencia” detalló.

Finalmente, Miguel Sierra Hoffman, declaró que la clave del éxito es la perseverancia y la seguridad que debe tener una persona al proponer ideas.

“¿Usted mira dudas en estos ojos? Preguntó, mientras se quitaba los lentes y se acercaba a la cámara colocando su mano en posición horizontal agregó “mire mi mano, no tiembla, un médico debe tener temple”.

Además, definió al tratamiento catracho como la culminación de su carrera “lo que venga después de Catracho no se va a comparar a él” concluyó.