Calles vacías, bares cerrados, encuentros de amigos postergados y teletrabajo si es posible. La imagen se repite en diversos puntos de Europa donde este sábado entraron en vigor medidas más drásticas para frenar la segunda ola de la pandemia del nuevo coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la situación es "muy preocupante" en Europa, que acumula más de 248.000 muertes y casi 7,2 millones de contagios. En Francia, entró en vigor el sábado el toque de queda decretado por el gobierno entre las 21h00 y las 6h en varias regiones del país, entre ellas París, lo que afecta a unas 20 millones de personas.

Temas relacionados

Aunque el gobierno y muchos médicos argumentan que es necesario actuar ya porque los hospitales pueden llegar de nuevo a colapsar, muchos propietarios de restaurantes están molestos por el golpe que sufrirán sus negocios.

"Cerrar a las 21h00 no tendrá ningún efecto (sobre el virus). No lo están atacando de la manera correcta", dijo Gerard, gerente de un restaurante de Toulouse (sur). En el Reino Unido el país más enlutado de Europa con 43.400 muertos, la mitad de la población de Inglaterra, es decir, unos 28 millones de personas, viven desde este sábado regidos por nuevas restricciones.

Las reuniones de familia y amigos que no viven bajo el mismo techo están prohibidas en Londres y en otras zonas de Inglaterra. En la región de Lancashire (noroeste), que junto con Liverpool son las dos zonas en alerta "muy alta", las restricciones son aún mas fuertes.