La exsecretaria de Salud, Yolani Batres, dijo el martes (27.10.2020), que Honduras debe garantizar que la llegada de una vacuna contra el covid-19 esté debidamente certificada, ante la oferta que hiciera la empresa británica AstraZeneca para vender al país 5 millones del fármaco que busca proteger de la enfermedad viral.

En entrevista con el programa La Tarde de HRN, Batres consideró que no llegaría a Honduras una vacuna anticovid sin antes ser probada, ya que, el Programa de Inmunizaciones es muy responsable, y no promoverá la vacunación si el medicamento no está certificado.

Temas relacionados

VEA: ¿Cuáles son los efectos que deja la vacuna rusa contra el covid Sputnik V?, expresidente Manuel Zelaya explica

"Si ha habido acercamientos con algunas empresas, pero todas las vacunas que entren al país tienen que entrar a través del del Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud", un mecanismo de cooperación mediante el cual se compran las vacunas y suministros afines, indicó la exfuncionaria.

https://youtu.be/fT4js1QUtGA

Vale mencionar que el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Pedro Barquero, fue quien el lunes 26 de octubre comunicó que AstraZeneca ha ofrecido al gobierno hondureño la venta de 5 millones de vacunas contra el covid, que está desarrollando en conjunto con la Universidad de Oxford y que en la actualidad se encuentra en ensayos.

PUEDE LEER: Jóvenes tendrán que esperar hasta 2022 para vacunarse contra covid-19 'porque no son prioridad', según la OMS

Según Barquero, el precio máximo a pagar por cada dosis es de 4.50 dólares (110 lempiras), es decir que, si otra compañía ofrece la vacuna, el precio debería ser menor a la oferta de AstraZeneca.

"AstraZeneca ha tenido resultados positivos de la vacuna y esta tiene un beneficio adicional que está matando el virus, o sea que no serviría solo para que las personas no se contagien, si no también para que los contagiados también superen la enfermedad", explicó Barquero a tunota.com.

ADEMÁS: Dosis de vacuna rusa contra el covid-19 costaría poco más de 300 lempiras