Miles de migrantes hondureños retornaron abatidos el martes (19.1.2021) a su país tras un fallido intento por llegar en caravana a Estados Unidos, imposibilitado por las políticas migratorias y sanitarias de Guatemala.

Agotados y desmotivados, los migrantes emprendieron el regreso a Honduras después que el lunes las fuerzas de seguridad guatemaltecas disolvieran a la fuerza la caravana y los obligaran a retroceder en el departamento de Chiquimula.

"Ayer (lunes) la policía hizo relajo porque no quería que nosotros pasáramos. Hicieron relajo y se me extravió un niño, que ni sé nada del niño, ni de mi marido, porque él estaba con el niño", contó Rosa María Baquedán.

"Nosotros queremos que nos ayuden. No queremos regresar al país de nosotros porque está muy pobre ahorita. El presidente de ahí no lo ayuda a uno en nada", añadió Baquedán.

Los hondureños forman parte de una caravana migrante conformada por más de 9 mil personas que había salido en distintas fases el miércoles, jueves y viernes de la semana pasada desde la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras.

Al menos 461 de los migrantes retornados a Honduras y remitidos a la entidad migratoria son menores de edad que sí viajaban acompañados, precisó el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM). (Foto: EFE)

Los 9 mil migrantes se colaron ilegalmente a Guatemala entre la noche del viernes y la madrugada del sábado por el puesto fronterizo de El Florido.

El grupo que fue disuelto el lunes estaba compuesto por alrededor de 6 mil migrantes y se encontraba varado en una carretera de Chiquimula desde el sábado por la barrera policial impuesta por las fuerzas de seguridad.

Mientras, los otros 3 mil hondureños que conformaban la caravana habían logrado avanzar en algunos casos y en otros la multitud se diluyó o emprendió el viaje de vuelta a su país.

El Instituto Guatemalteco de Migración ha confirmado un total de 3,329 hondureños devueltos obligatoriamente a su país, incluidos 461 menores, aunque la cifra podría ser mayor debido a los retornos voluntarios.

A intentarlo de nuevo

El objetivo de los migrantes es llegar a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida y huir de la pobreza y violencia en su país.

Una meta a la que muchos de los hondureños afirman que no renunciarán especialmente después de la destrucción provocada en noviembre pasado por los huracanes Eta y Iota.

"Vivíamos a la orilla del río. Nos llevó la corriente la casa, aquí por Yoro (departamento de Honduras), y nosotros quedamos sin casa, sin nada", relató la migrante Baquedán.

La hondureña acompañada de una niña, aseguró "que no hemos comido en tres días. Y nosotros por eso agarramos el sueño americano, porque nosotros no tenemos nada".

La primera caravana de este tipo salió en 2018 procedente de Honduras y desde entonces varios grupos migrantes han intentado repetir el trayecto junto a miles de compatriotas, aunque sin éxito en muchos casos.

Vea además: Unas 300 personas LGBTIQ huyen en la primera caravana migrante hondureños de 2021