Erika Mejía, una hondureña que dejó a sus tres hijas y migró a España en busca de un mejor futuro, no se imaginó que tiempo después el coronavirus o covid-19 le arrebataría su vida.

Su historia, relatada por el diario español El País, salió a la luz a finales de abril donde descataban el traslado de un hospital a otro de la catracha de 37 años de edad.

"Salvar a Erika Mejía: 'Debe de ser alguien importante'", así titulaba Juan Diego Quesada la historia de Mejía, y hoy, nuevamente es Quesada quien informa del sensible fallecimiento de la compatriota.

A través de su cuenta de Twitter explicó que en los últimos días muchas personas le consultaban qué había pasado con Erika Mejía, la trabajadora hondureña que el sistema de salud en España trató de salvar a toda costa.

"Ha muerto hoy a las 12. Mañana (lunes) habrá un breve responso por ella", informó.

https://twitter.com/jdquesada/status/1262103401405599744

De acuerdo al reportaje del medio español, Erika Mejía, es originaria de Omoa, norte de Honduras, donde quedaron sus tres hijas.

Te podría interesar: OMS dice que no encuentra prueba concluyente de que el coronavirus se contagie por el contacto con objetos