Fueron 18 autobuses que el Gobierno de Honduras contrató para el traslado de unos 1,300 migrantes que estaban varados en Danlí, El Paraíso, y los llevó hasta la frontera con Guatemala.

Inicialmente eran 10 buses los que iban a utilizar para el envío de migrantes, pero ante la gran cantidad de extranjeros contrataron ocho más.

"Se anexaron otros ocho, pero ya no podemos dar más", dijo el coordinador de la delegación en Danlí del Instituto Nacional de Migración, Wilfredo Escoto.

El último bus con extranjeros partió de Danlí a las 7:50 p. m., tras un día de intenso trabajo para ordenar a los indocumentados y trasladarlos.

Eran migrantes en su mayoría venezolanos, pero también habían cubanos y colombianos en el grupo que se despachó.

Priorizan

Pero esos 18 autobuses no fueron suficientes, aún queda una buena cantidad de extranjeros esperando en Danlí.

"No había espacio para todos. La prioridad eran los que llevaban más de cinco días en la ciudad", dijo Ortega.

Hay una alerta en Danlí porque anuncian que otro grupo de miles de migrantes avanza en ruta hacia Honduras y esto seguirá desbordando las capacidades de las autoridades.

Los organismos internacionales humanitarios aseguran que el fin de semana ingresaron unos cinco mil migrantes

Y por los videos que se observan del paso de venezolanos por la selva del Darién, se espera que en las próximas horas el ingreso de extranjeros sea alto.

Los que quedan

Muchos migrantes siguen en Danlí, son familias, algunos de hasta 27 personas que huyeron de Venezuela.

"Solo buscamos un lugar para pasar la noche y esperar para ver si nos apoyan para seguir en la ruta. Queremos llegar a Estados Unidos", expresó uno de los migrantes.

Los migrantes cuentan que para avanzar les ha tocado pedir y o trabajar para generar ingresos y ajustar para el pasaje y llegar a Guatemala.

Mientras Danlí espera que se tomen acciones, la carga de migrantes los llevó incluso a pensar en cerrar el paso a los indocumentados.

LEA: Migrante muere de un ataque al corazón en Danlí, El Paraíso