Un hondureño que perdió dos extremidades hace 12 años se encuentra a punto de caer en la indigencia, debido a las necesidades que ha traído consigo la pandemia del coronavirus y su crítica situación económica.

Se trata de José Luis Hernández, un hondureño que, a sus 18 años, decidió emigrar a Estados Unidos en busca del sueño americano. El migrante decidió abordar el tren conocido como “La Bestia”, en México, y debido al largo viaje se quedó dormido, cayó a las vías y el tren le pasó sobre sus piernas.

Una pierna, un brazo y parte de una mano fueron las extremidades que perdió este joven, que, a pesar de su juventud y vigor, se convirtió en una víctima del famoso tren mexicano que ha cobrado miles de vidas en los últimos años.

“Ni siquiera pude llorar por todos los golpes que recibí en mi cara”, dijo el joven, en una entrevista a Univisión Noticias.

VEA: Estudio de la OIM revela que el 51 por ciento de migrantes hondureños, mexicanos y centroamericanos han perdido sus trabajos por covid-19

Actualmente, José Luis tiene 30 años de edad, usa una prótesis de pierna y aunque su situación de asilo en Estados Unidos lo tiene preocupado, decidió fundar una organización para migrantes indocumentados y discapacitados.

“Para nosotros los migrantes discapacitados no existe ningún tipo de beneficio, somos tratados como cualquier migrante indocumentado”, expresó el hondureño.

Finalmente, aunque el condado de Los Ángeles se comprometió a ayudarlos, estos migrantes siguen clamando ayuda, y José Luis, quien la está pasando muy mal debido a las consecuencias que ha traído consigo el covid-19, aún espera la luz al final del túnel.

https://twitter.com/UniNoticias/status/1311273868770803712

ADEMÁS: ONU anuncia alianza para ayudar a migrantes centroamericanos