De los cuatro cuerpos encontrados, tres estaban en avanzado estado de descomposición y uno había fallecido en las últimas horas, el cual correspondía a un migrante que había sido reportado como desaparecido el miércoles, señalaron.

En un comunicado, el Instituto Nacional de Migración (INM), en su sede en el estado de Baja California, informó a EFE que el martes dos migrantes mexicanos intentaron cruzar hacia Estados Unidos por la zona montañosa de la ciudad mexicana de Tijuana, colindante con el municipio de Tecate, pero fueron atacados con armas de fuego por traficantes de personas y solo uno sobrevivió.

Tras el reporte de un familiar, agentes del INM iniciaron el trabajo de búsqueda y localización y dieron con los cuatro cuerpos sin vida, entre ellos el del migrante que había sido reportado como desaparecido.

El reporte señaló que el 20 de septiembre una persona de origen mexicano se presentó en las oficinas del INM y reportó que dos familiares intentaron cruzar -un día antes- a Estados Unidos, pero fueron atacados con armas de fuego cuando avanzaban por la montaña.

El familiar contó que tras ser atacados "uno de ellos se desmayó y al despertar ya no encontró a su acompañante -su primo- por lo que decidió recurrir al INM y pedir el apoyo para localizarlo, ya que podría estar herido", indicó el comunicado.

En una primera búsqueda, agentes del Grupo Beta, que asisten a migrantes, y del INM no encontraron a nadie pero se enteraron que uno de los dos migrantes, gravemente herido, estaba siendo atendido en un hospital tras ser ayudado por agentes de la Guardia Nacional, confirmando que su primo se había quedado en la zona.

Este jueves las autoridades migratorias continuaron los trabajos de localización y durante el recorrido se encontraron con activistas del colectivo "Todos Somos Erick Carrillo", un grupo de familiares de personas desaparecidas que también habían recibido un reporte anónimo para búsqueda en la misma zona.

El reporte resaltó que fueron los integrantes de este colectivo "quienes ubicaron cuatro cuerpos de personas, presuntamente migrantes, uno de ellos con las características de la persona de origen mexicana que era buscada desde el día anterior", sin embargo, de los otros tres cuerpos no se compartió información.

Apenas el pasado 11 de septiembre, el delegado del INM en Baja California, David Pérez Tejada, advirtió que al menos tres zonas están controladas totalmente por el crimen organizado donde se han reportado personas armadas y diversas casas de seguridad, siendo una estas la zona montañosa entre Tijuana y Tecate.

"Hay zonas entre Tijuana y Tecate colindantes con San Diego en donde no hay muro y por ahí es donde aprovechan los criminales para tener control de ese territorio", dijo entonces el delegado.

Enrique Lucero, director municipal de atención al migrante en Tijuana, aseguró hace un par de días a medios que los cruces de forma irregular por la frontera se han incrementado durante este año, debido a que la desesperación y el miedo de esperar en Tijuana es grande.

"Incluso, hay migrantes que llegan a pagar hasta 17,000 dólares solo por cruzar la frontera, lo cual se ha vuelto un negocio igual de lucrativo que el tráfico de drogas", expuso.

México vive una nueva ola migratoria en las últimas semanas, como mostró la suspensión de 60 trenes de carga de la empresa Ferromex por la presencia de más de 4,000 migrantes en los vagones y en las vías, y estampidas de miles de migrantes en las oficinas para atención a refugiados en la frontera sur.

LEA: OIM llama a la solidaridad ante masivo aumento de migrantes en tránsito por Honduras