Una hondureña identificada como Kelly González Aguilar recibió su carta de libertad que la hizo abandonar el centro de detención en el que estaba interna en la ciudad de Denver, estado de Colorado.

Grupos proinmigrantes de Colorado informaron el jueves 16 de julio sobre la actualidad de la connacional. Alma Rosa Silva Banel, miembro de la campana #FreeKelly agradeció a todas las personas que firmaron peticiones y llamando al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos, congresistas y mucho más.

De acuerdo a información brindada por la Coalición Latina Trans de Colorado (TLC), Kelly, de 23 años de edad, dejó el centro tras 1,051 días de encierro y de que más de 90 mil personas firmaran una solicitud por su libertad.

En ese sentido, Yessica González, del TLC, mencionó que ICE “se vio forzado a dejar libre a Kelly en gran medida por la movilización comunitaria en línea y frente al centro de detención, y por inundar de mensajes las casillas de correo de sus oficinas”.

Te puede interesar: Estados Unidos deporta hondureña, y su bebé de 2 días de nacido, que huyó del país por extorsión

https://twitter.com/AmnestyNow/status/1283502233762639873

Abusada por su familia

Según el Diario NY, González dejó Honduras cuando tenía 12 años y llegó sola a México pues escapaba de golpes y abusos de su propia familia por su preferencia sexual. En el país azteca su situación se agravó y fue víctima del tráfico de personas y abuso sexual por cinco años.

A sus 18 años, pudo ingresar a Estados Unidos como una mujer trangénero solicitando asilo. Sin embargo, en vista de que no se presentó a las audiencias de inmigración fue capturada por ICE en 2017 y llevara a un centros de indocumentados en Louisiana. Nuevo México y Colorado.

Tania García, su actual abogada, mencionó la hondureña nunca fue acusada de ningún delito ni fue culpada de ningún crimen. Un juez le negó su pedido de asilo por lo que generó indignación en la comunidad trans.

Del mismo modo se le fue negado un tratamiento hormonal que Kelly estaba recibiendo y se le mantuvo encerrada 24 horas durante mucho tiempo.

Tras varios procesos migratorios se estima que la lucha de Kelly aún no ha terminado. Su lucha continúa pero no la ha enfrentado sola.

Vea: En Estados Unidos, policía salvó a recién nacida de morir asfixiada y todo quedó grabado