La decisión del presidente Donald Trump, de firmar un memorándum para excluir a los migrantes del conteo del censo para las elecciones de Estados Unidos, representa una amenaza para miles de indocumentados, especialmente a los compatriotas hondureños que radican en ese país.

Trump firmó el pasado martes un memorándum para excluir a los indocumentados del conteo del censo, que determina las cuotas de representación en el Congreso, es decir, la representación que obtendrá cada comunidad.

"He determinado, para el respeto de la ley y de la protección de la integridad del proceso democrático, la exclusión de los extranjeros ilegales de la base de reparto", manifestó Trump al firmar el acuerdo que fue enviado al secretario de Comercio, que está encargado del censo, informó la cadena NBC.

El gobierno de Trump intentó incluir en esta edición del censo una pregunta sobre la nacionalidad, pero este intento fue bloqueado por la Corte Suprema estadounidense.

En Estados Unidos viven más de 11 millones de inmigrantes indocumentados, según estimaciones del Centro Pew, una reconocida institución que monitorea temas de inmigración.

Vea: Trump firma memorándum para excluir a indocumentados de conteo del censo en Estados Unidos

Migrantes protestan por cancelación del TPS y defensa del DACA.

Hondureños piden no se excluya a los inmigrantes

El presidente de la Asociación de Hondureños del Norte de California, Porfirio Quintano, indicó que ya se sabe que la presente administración desde que inició su campaña el actual mandatario habló de una política antimigrante, lo que ha venido demostrando con muchas acciones, incluyendo la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS), y la lucha para cancelar DACA, entre otros, resaltó el portal Departamento 19.

“La amenaza ha seguido y hoy ha dicho que no se incluyan los indocumentados y la amenaza para las personas sin un estatus legal, es que eso repercute, porque de acuerdo a cifras son más de 11 millones de personas que no tienen un estatus regular en Estados Unidos”, apuntó Quintano.

Asimismo, explicó la mayoría de migrantes tienen ya una familia y al no incluirlos en el censo, significa que es una pérdida de recursos para los condados donde ellos viven, para las escuelas, para todos los programas de asistencia social, con lo que los hijos de los inmigrantes se verían desfavorecidos.

Al excluirlos del conteo del censo, no sólo representa la reducción de los representantes en el Congreso, sino la reducción de los fondos orientados especialmente a la educación y a la salud.

Además: Más de 15 mil jóvenes hondureños seguirán protegidos con el DACA, tras decisión de la Corte estadounidense