Una niña hondureña y sus padres protagonizan una trágica historia tras ser separados en Estados Unidos, país del que sus progenitores fueron deportados, mientras ella permanece en Houston, Texas, con una familia extendida.

Kency de 9 años emprendió el viaje desde Honduras a Estados Unidos junto a sus padres, sin embargo, fueron secuestrados entre la frontera de México y Estados Unidos, mientras la menor fue obligada a cruzar junto a otros niños.

Posteriormente, los padres de Kency fueron liberados, cruzaron la frontera y se entregaron a migración en Estados Unidos, donde decidieron deportarlos a Honduras, provocando que su hija quedara sola en el país norteamericano.

LEA TAMBIÉN: Autoridades mexicanas disuelven la primera caravana migrante de 2022

"A mi mamá la secuestraron y amarraron con un trapo de sangre", recordó Kency en una entrevista a Univisión.

Por su parte, la madre de la menor, cuyo nombre se desconoce, aseguró que el plan que tenían era llegar juntos los tres para darle un mejor futuro a Kency.

"El plan era llegar juntos y darle un mejor futuro a mi hija. Siento tristeza y ella está allá y yo acá. No pude llegar", dijo la madre entre lágrimas, mientras su esposo la abrazaba.

Ahora los padres están pidiendo una reunificación con su hija que está bajo el resguardo de su familia extendida que es responsable de ella legalmente.

ADEMÁS: 'No somos delincuentes': Cientos de migrantes hondureños marchan en México exigiendo documentos