Una mujer murió de un ataque al corazón minutos antes de ser ejecutada y aún así la ahorcaron para satisfacer el deseo de venganza de su suegra, quien tenía el derecho de patear la silla. según la ley que rige bajo el régimen teocrático persa.

La víctima identificada como Zahra Ismaili fue condenada a la horca luego de ser declarada culpable por haber matado a su marido, quien supuestamente abusaba de ella y su hija.

El hecho ocurrió en la prisión Rajai Shahr en la ciudad de Karaj, ubicada a unos 32 kilómetros de Teherán, capital iraní.

Lea también: Vídeo muestra el momento del tiroteo en cárceles de Ecuador donde se contabilizan unos 62 fallecidos

El abogado de la mujer de nombre Omid Moradi relató que la mujer murió del ataque al corazón cuando veía que 16 hombres se dirigían a la horca para ser ejecutados.

Según recoge el medio argentino Infobae, la mujer se desmayó y sufrió un infarto, pese a eso, la subieron a un andamio y la colgaron de la soga.

La razón fue que la madre del exmarido (su suegra) pudiera patear la silla debajo de sus pies y que hubiera iniciado la ejecución de la mujer si esta no hubiera muerto minutos antes.

Y es que en Irán ese permido es otorgado bajo la ley conocida como sharia de qisas, lo que en español sería "ojo por ojo", que se otorga a la víctima o familiares de la misma.

Según datos recogidos por el medio británico Daily Mail, la República Islámica, ocupa el segunda en ejecuciones, únicamente por detrás de China.

Vea: Producción de vacunas contra el covid-19 alcanzaría los 10 mil millones en 2021