La pobreza que impera en Afganistán ha llevado a sus ciudadanos a tomar medidas extremas para poder mantener a sus familias, vendiendo sus órganos para adquirir un poco de dinero y así sobrevivir.

Tras la retirada de Estados Unidos luego de la toma del poder por los talibanes, los fondos monetarios del país fueron congelados por la comunidad internacional y la pobreza se ha acrecentado en el país.

La situación afecta a muchas familias que se hallan al borde de la desesperación, ahora hay más gente que recurre a la venta de sus órganos para alimentar a sus familias.

Pero vender un riñón, por ejemplo, tiene consecuencias. La mayoría de las personas que venden sus órganos por problemas económicos se enfrentarán a largo plazo a problemas de salud.

La cultura de la donación de órganos no es normal en Afganistán, sin embargo, mayoría de los donantes de riñón son voluntarios con problemas económicos graves, de acuerdo a un reporte de Univisión.

La pobreza ha afectado a todos los afganos, no sólo a las zonas rurales. Un riñón se cotiza entre los 2 mil y 4 mil euros (entre 56 mil y 112 mil lempiras), dependiendo del grupo sanguíneo.

La organización no gubernamental Save the Children ha afirmado que "el nivel de sufrimiento humano en Afganistán ha eclipsado al de cualquier otra crisis humanitaria en el mundo".

Recientemente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) hizo un llamado a la comunidad internacional para recaudar 5 mil millones de dólares para ayudar a Afganistán a evitar una catástrofe humanitaria.

https://youtu.be/34ssuaGuiIM

Vea además: Mujer afgana vende a uno de sus gemelos por 104 dólares para poder alimentar al otro