Alemania ha dado un giro significativo al autorizar, a partir de este lunes, el consumo recreativo de cannabis, desafiando la tenaz oposición de los conservadores y de algunas asociaciones médicas que temen las posibles consecuencias negativas para la juventud.

Según esta nueva legislación, los adultos mayores de 18 años podrán llevar consigo hasta 25 gramos de marihuana en lugares públicos, cultivar hasta 50 gramos y poseer hasta tres plantas por adulto en sus hogares.

El cambio fue celebrado en la madrugada del lunes por alrededor de 1.5 mil personas frente a la emblemática Puerta de Brandeburgo, en el corazón de Berlín, entre volutas de humo.

Entre la multitud, Niyazi, de 25 años, expresó que la legalización representa 'un poco más de libertad'.

Para muchos defensores de esta medida, como Torsten Dietrich, quien ha militado a favor de la legalización durante décadas, esta reforma marca 'el fin de la criminalización de varios millones de personas en Alemania'.

Posicionamiento

Con esta acción, Alemania se sitúa entre los países más permisivos con el cannabis en Europa, uniéndose a Malta y Luxemburgo, que legalizaron el consumo recreativo en 2021 y 2023 respectivamente.

Aunque los Países Bajos han sido conocidos por su política liberal hacia las drogas durante años, recientemente han adoptado una estrategia más estricta para reducir el turismo relacionado con el consumo de cannabis.

Entrada en vigencia

En cuanto a la implementación de la nueva ley en Alemania, aunque entra en vigor este lunes, los consumidores tendrán que esperar tres meses para poder adquirir legalmente marihuana en 'clubes sociales de cannabis'.

Según explicó Georg Wurth, director de la Asociación Alemana de Cannabis, la compra de cannabis seguirá siendo ilegal antes de julio.

Los clubes sociales de cannabis podrán tener hasta 500 miembros y distribuir hasta 50 gramos mensuales de cannabis por cada afiliado.

El gobierno liderado por el canciller socialdemócrata Olaf Scholz, en coalición con liberales y ecologistas, argumenta que la legalización ayudará a combatir de manera más efectiva el tráfico de drogas.

El ministro de Salud, Karl Lauterbach, médico de profesión, afirmó que la legalización del cannabis 'saca la sustancia de la zona tabú' y mejorará la ayuda a los toxicómanos, la prevención en jóvenes y la lucha contra el mercado negro.

Campañas de riesgo

Sin embargo, se han prometido campañas sobre los riesgos del consumo, y se enfatiza que el cannabis sigue siendo ilegal para menores de 18 años y que su consumo está prohibido a menos de 100 metros de escuelas, guarderías y áreas de juego para niños.

A pesar de estos argumentos, algunas organizaciones de salud advierten que la legalización podría provocar un aumento en el consumo entre los jóvenes.

Asimismo, señalan los riesgos para el desarrollo del sistema nervioso central en menores de 25 años, lo que podría aumentar el riesgo de problemas psiquiátricos como la esquizofrenia, según los expertos.

La nueva legislación también ha recibido críticas de la policía, que teme dificultades para hacer cumplir la ley.

Alexander Poitz, vicepresidente del sindicato de policías GdP, señaló la incertidumbre tanto para los ciudadanos como para los agentes.

Otro aspecto polémico es la amnistía retroactiva establecida para delitos relacionados con el cannabis, lo que podría generar una carga adicional de procedimientos administrativos para el sistema jurídico.

Según la Asociación Alemana de Jueces, más de 200 mil casos podrían verse afectados por esta amnistía.

Friedrich Merz, líder de la oposición conservadora, el partido CDU, ha anunciado que revocará la ley inmediatamente si su partido gana las elecciones legislativas de 2025.

Por otro lado, el ministro de Finanzas, Christian Lindner, del partido liberal FDP, defiende la reforma como 'responsable' y argumenta que es preferible a que la gente compre cannabis en el mercado negro.

LEA TAMBIÉN: Niño de 12 años mata a un compañero y hiere a dos con un arma de fuego en Finlandia