El gobierno de Brasil inauguró el domingo una oficina económica en Jerusalén en presencia de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro.

Esta es la primera de las acciones diplomáticas del gigante sudamericano que confirmó desplazará la embajada a la Ciudad Santa al igual que Honduras.

Honduras de hecho ya la habría comunicado al gobierno de Israel que se mudarán del Tel Aviv a Jerusalén, donde ya funciona su oficina comercial.

Estados Unidos y Guatemala en cambio, fueron los dos primeros países en haber decidido romper el "protócolo" llevando sus embajadas a Jerusalén.

¿Cuál es el problema?

El estatuto de la ciudad de Jerusalén es una de las cuestiones más complejas del conflicto israelo-palestino.

Israel ocupa Jerusalén-Este desde la guerra de 1967 y luego la anexó, un acto que nunca fue reconocido por la comunidad internacional.

Israel considera toda la ciudad como su capital mientras los palestinos quieren convertir Jerusalén-Este en la capital del Estado al que aspiran.

Le puede interesar: Justicia de Brasil libera a Lula da Silva

La mayoría de embajadas extranjeras están situadas en Tel-Aviv para no interferir en las negociaciones entre israelíes y palestinos.

Paraguay abrió en mayo de 2018 una embajada en Israel pero luego la trasladó a Tel Aviv, provocando la cólera de Israel que cerró su embajada en Asunción.

En marzo Hungría abrió una representación comercial en Jerusalén.

Además: Israel podría abrir oficina comercial en Tegucigalpa