Catorce personas permanecen atrapadas tras el derrumbe de una mina el pasado lunes en el centro-oeste de Nigeria, en el estado de Níger, que ha dejado al menos una muerte confirmada, informaron las autoridades.

Según recogieron medios locales a última hora del miércoles, varios responsables del Gobierno regional visitaron la mina afectada, situada en el pueblo de Galkogo y propiedad de la empresa African Minerals and Logistics.

"El ingeniero del lugar confirmó que veinte personas estaban atrapadas bajo la roca pero seis personas fueron rescatadas (...) Catorce personas siguen atrapadas", declaró el portavoz de la Policía de Níger, Wasiu Abiodun.

"Los esfuerzos siguen en curso por parte de los ingenieros y los equipos de ayuda para rescatar al resto de las víctimas", añadió.

Como es habitual en Nigeria, ha habido confusión alrededor de los números reportados, ya que las personas atrapadas inicialmente fueron cifradas en treinta este martes por el director general de la Agencia de Gestión de Emergencias de la región (NSEMA), Abdullahi Baba-Arah.

Según explicó entonces Baba-Arah, la causa del derrumbe de la mina fue la intensa lluvia, que afectó al suelo e hizo que el yacimiento se desplomara.

Después de que la búsqueda se viera retrasada por la falta de equipos y herramientas, el envío de excavadoras al lugar permitió seguir con las labores de rescate, que se vieron también dificultadas por la inseguridad en la zona.

Algunos estados de Nigeria -sobre todo del centro y noroeste del país- sufren ataques incesantes por parte de los llamados bandidos, término usado para nombrar a las bandas criminales que cometen asaltos y secuestros masivos para exigir cuantiosos rescates y a cuyos integrantes las autoridades tildan a veces de terroristas.

Los ataques se repiten pese a las promesas de acabar con la violencia por parte del Gobierno nigeriano, que asegura haber reforzado el despliegue de fuerzas de seguridad.

A esta inseguridad se suma la provocada desde 2009 por la actividad del grupo yihadista Boko Haram en el noreste del país y, a partir de 2016, también de su escisión, el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP, por sus siglas en inglés).