Científicos chinos construyeron recientemente un robot capaz de leer la mente. La máquina puede interpretar las ondas alfa del cerebro y monitorear la actividad muscular de las personas.

Este robot fue desarrollado por investigadores del Centro de Tecnología de Innovación de Fabricación Inteligente de China Three Gorges University, según informa el portal de noticias Actualidad RT.

El objetivo de este robot es hacer más eficiente el trabajo en las fábricas de ensamblaje, y por ello fue probado con varios voluntarios relacionados a dicha labor.

Los trabajadores no debían emitir un comando verbal para solicitar el material o herramienta al robot, y este tenía que “intuir” qué se necesitaba.

Lea también: Así es el embrión de dinosaurio encontrado en perfecto estado y fosilizado dentro de un huevo de 66 millones de años

De acuerdo con las pruebas, este robot acertó en el 70 por ciento de las ocasiones, proveyendo de los elementos que los obreros requerían en sus actividades con una respuesta casi instantánea.

No obstante, para llegar a ese resultado, científicos y trabajadores tuvieron que entrenar durante “cientos de horas” al aparato, con el objeto que este pudiera realizar su función de manera adecuada.

El robot que lee la mente no está listo para una práctica real

A pesar de que los resultados fueron favorables en esta prueba con el robot, los desarrolladores señalan que no está listo para la acción real, debido a que aún hay muchas variables que pueden afectar al robot en su labor, principalmente aquellas derivadas de las capacidades del ser humano.

Señalaron que cuando el robot sólo usa el lector de ondas alfa, necesita que las personas se concentren mucho, pues no es tan poderoso para captar señales débiles.

Podría interesarle: Hombre fue capturado cinco veces en tres días por su gran parecido con un prófugo en China

En el caso del sensor de movimientos, si bien es más efectivo, también deja de recibir información cuando los trabajadores se comienzan a cansar.

Además, otros factores externos como el sudor o movimientos intempestivos pueden afectar la eficacia de la máquina, pues se requiere que el obrero piense y realice su trabajo cuando está cerca del autómata.

Los científicos del Centro de Tecnología de Innovación de Fabricación Inteligente de China Three Gorges University deben de encontrar la forma de solventar todas estas variables para que su robot pueda integrarse a la línea de producción.