Tras solo registrarse un solo caso a lo largo de una semana, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern,  informó que había ganado la batalla a la pandemia que afecta a más de tres millones de personas en el mundo.

"Estamos abriendo la economía, pero no estamos abriendo la vida social", dijo Ardern en la sesión informativa diaria que ofrece su gobierno para dar a conocer los detalles de los avances en la lucha contra la enfermedad.

Sin embargo, la mandataria advierte que esto no quiere decir que no puedan aparecer nuevos casos en el país, por lo que asegura que continuarán trabajando en la prevención.

La noticia llega antes de conocerse que las medidas de aislamiento social más severas se reducirán, entre las que se puede mencionar el reinicio de actividades comerciales, servicios de atención médica y actividades escolares no esenciales.

En Nueva Zelanda las medidas de aislamiento social fueron severas.
En Nueva Zelanda las medidas de aislamiento social fueron severas. (Foto AFP)

Restricciones

La primera ministra le solicitó a los neozelandeses que se mantengan en casa el mayor tiempo y evitar las interacciones sociales en la medida de lo posible.

Nueva Zelanda ha reportado 15 mil casos confirmados o con sospecha de covid-19 y 19 muertes.

Por su parte, Ashley Bloomfield, director general de Salud de Nueva Zelanda, indicó que el bajo número de casos les da confianza de decir que han logrado el objetivo de eliminación en el país.

El bloqueo ha pasado del cuarto al tercer nivel, es decir, que se permitirá que la mayoría de las empresas puedan reabrir, incluyendo los restaurantes con comida para llevar, pero no aquellos que involucren reunir a los comensales.

Las reuniones masivas se mantienen prohibidas, los centros comerciales cerrados, la mayoría de los niños todavía no tendrán clases presenciales y la frontera permanecerá cerrada.

Bares y restaurantes fueron cerrados como medida de precaución (Foto AFP).

¿Cómo lo hicieron?

Desde principio de la pandemia el país aplicó una serie de medidas estrictas al restringir los vuelos, cierre de negocios y aislamiento social, señala La Prensa Gráfica de El Salvador.

Además, se realizó una masiva toma de pruebas y rastreo de los casos. Mientras lo que llegaban del exterior eran puestos en cuarentena.

El 26 de marzo las autoridades gubernamentales determinaron cerrar parques infantiles, playas y paseos marítimos.

La primera ministra neozelandesa considera que de no haberse tomado estas medidas la nación hubiera registrado al menos mil casos diarios.

Para finalizar, expertos señalan que la ubicación remota de Nueva Zelanda y la facilidad del cierre de sus fronteros jugaron a su favor cuando estalló la pandemia de covid-19.

Hasta el momento, según datos proporcionados por la Universidad de Johns Hopkins en el mundo se han infectado tres millones 17 mil 806 personas, de las cuales han muerto 209 mil 661 en 185 países del mundo.

Te puede interesar: Coronavirus: la urgencia de realizar las pruebas rápidas para detectar el covid-19