El príncipe Felipe dejó aproximadamente 30 millones de libras de herencia (unos 42 millones 570 mil dólares al cambio actual) cuando murió el 9 de abril a sus 99 años.

Y, sorpresivamente, en su testamento aparecieron tres nombres que nadie esperaba que recibieran parte del dinero del príncipe.

El duque de Edimburgo quiso agradecer con parte de su herencia a tres hombres que fueron clave en sus últimos años.

Aunque, es probable que la mayor parte de su patrimonio haya quedado en manos de la reina, una fuente cercana al Palacio de Buckingham reveló a The Sun que el duque también recompensó a sus asistentes más cercanos.

"A diferencia de otros miembros de la realeza, el príncipe Felipe fue generoso con los tres hombres clave que lo cuidaron: su secretario privado, el brigadier Archie Miller Bakewell; su paje (o asistente de salidas), William Henderson; y el ayuda de cámara, Stephen Niedojadlo".

Su equipo fue un gran apoyo para el esposo de Isabel en sus últimos años. El informante de la realeza también aseguró que "las cuestiones económicas de la herencia estaban resueltas desde hace tiempo".

Funeral del príncipe Felipe. Foto: WireImage

Otra fuente dijo que "Felipe tuvo mucho tiempo para ocuparse de su testamento e impedir que, por cuestiones legales, le aplicaran el impuesto a la herencia. Nada le gustaba menos que la idea de dejar su dinero en efectivo en el tesoro".

Además, agregó que a sus hijos, Carlos, Ana, Eduardo y Andrés, les dejó dicho que pueden quedarse con lo que quieran de su colección de 13 mil libros en la biblioteca del palacio.

Te puede interesar: Príncipe Harry habla del terrible recuerdo que guarda cuando piensa en la princesa Diana