Las auroras boreales son consideradas uno de los fenómenos naturales más hermosos en el mundo, ya que son capaces de alumbra una noche y aunque ya existe una explicación científica no dejan de ser grandes curiosidades.

Al ser todo un espectáculo, muchas personas viajan para ver auroras boreales, así vivir una experiencia extraordinaria, pero las mejores épocas para observarlas son en primavera y en otoño entre los meses de octubre y marzo.

Uno de los mejores lugares para ver auroras boreales es en el norte de Noruega sobre las islas Lofoten y sigue la costa hacía en el norte hasta Cabo Norte y más allá, ya que pueden observar en Lofoten y en Tromso, sin embargo, también existen otros lugares en donde se pueden ver.

Aunque en Noruega es el mejor lugar para observar este fenómeno, existen otros sitios en donde es posible verse.

Las mejores auroras boreales se pueden ver en Noruega. Foto: Mundodeportivo

La aurora puede verse sobre todo a lo largo de la franja que une la parte central de Alaska, Canadá, el extremo más al sur de Groenlandia, Islandia y la parte norte de Escandinavia y se pueden observar entre las 10 y 2 de la noche.

¿Qué es una aurora boreal?

Una aurora boreal es un fenómeno en forma de luminiscencia que se presenta en el cielo nocturno, generalmente en zona polares. En el hemisferio sur es conocida como aurora austral y en el hemisferio norte como aurora boreal.

Una aurora se produce cuando las partículas cargadas procedentes del sol chocan en el campo magnético de la tierra y se dirigen hacía los polos. Cuando esas partículas alcanzan la atmósfera chocan con las moléculas de oxígeno y nitrógeno, haciendo que ganen un electrón.

La mejor época para ver auroras boreales en entre primavera y otoño. Foto: Mayadeen

¿Cómo se producen las auroras boreales?

La creación de auroras boreales se produce en el momento en que las partículas emitidas por el sol impactan con el campo magnético del planeta tierra.

Dichas partículas se arrastran como si fuesen imanes por la magnetosfera en dirección a los polos, en el trayecto chocan con átomos de nitrógeno y oxígeno, generando destellos de luz.

Las auroras boreales forman una actividad solar que explica la emisión de las partículas, manchas solares y llamaradas constantemente cargadas por parte del sol. Este tipo de plasma sale de sol y viaja por mediación del viento solar. Cuando se incremente la actividad solar, el sol emite más partículas de lo habitual, produciendo las conocidas como tormentas solares.