La violencia en curso en el noroeste y suroeste de Camerún ha creado una emergencia humanitaria de rápido crecimiento: alrededor de 1,9 millones de personas necesitan ayuda para obtener artículos de primera necesidad.

El número de afectados crece exponencialmente

"Se estima que alrededor de 1,9 millones de personas, aproximadamente la mitad niños, tienen necesidades básicas sin cubrir, un aumento del 80% en comparación con 2018 y casi 15 veces superior al de 2017", declaró.

Con el deterioro de la seguridad en las zonas rurales y urbanas, particularmente en el noroeste, la Oficina de Coordinación Humanitaria de la ONU indicó que tanto las fuerzas separatistas como las fuerzas gubernamentales siguen cometiendo violaciones de los derechos humanos.

"El arresto arbitrario, la quema de aldeas y el asesinato indiscriminado de civiles se llevan a cabo con impunidad", resalta la citada Oficina en su último informe sobre la  situación en la nación africana, revela la publicación.

La situación ha privado de recibir educación a un número creciente de jóvenes, con miles de escuelas cerradas en medio de amenazas de separatistas que buscan de esa forma influir para encontrar una solución política a la crisis.

En total, 9 de cada 10 escuelas primarias, más de 4100, y casi 8 de cada 10 escuelas secundarias, unas 744, permanecen cerradas o no operativas en el problemático noroeste y suroeste desde el comienzo del año escolar en septiembre.

Fuente y foto: ONU Casi dos millones de cameruneses afrontan una emergencia humanitaria