Una de las 276 niñas secuestradas por yihadistas en 2014 en una escuela en la aldea de Chibok, en el noreste de Nigeria, ha sido rescatada, informó este jueves el Ejército.

En un comunicado, el Ejército señaló que tropas desplegadas en el noreste del país lograron "el reciente rescate de Lydia Simon, una niña de Chibok que había estado cautiva por terroristas de (el grupo yihadista) Boko Haram durante varios años".

"Lydia, que ocupaba el número de serie 68 entre las niñas secuestradas y desaparecidas de la escuela de secundaria de Chibok, fue rescatada junto con sus tres hijos" en el área del gobierno local de Gwoza, en el estado de Borno, precisó la nota oficial.

"Lydia estaba embarazada de cinco meses en el momento de su rescate y afirmó ser de Pemi Town en Chibok", agregó el Ejército, sin concretar la fecha de la liberación de la chica.

VEA: Secuestro masivo en un colegio: casi 300 estudiantes están desaparecidos

Antes de ese rescate, un total de 89 de las 276 niñas secuestradas seguían cautivas, según informaron las autoridades este fin de semana al cumplirse el domingo el décimo aniversario del rapto.

"Hasta ahora, 187 de las 276 niñas secuestradas de Chibok han sido rescatadas y reunidas con sus familias. 89 siguen desaparecidas", afirmó el comisionado estatal de Información y Asuntos de Seguridad Interior de Borno (donde está Chibok), Usman Tar.

El secuestro de estudiantes

Los sucesos de Chibok ocurrieron el 14 de abril de 2014, cuando terroristas de Boko Haram entraron en esa remota comunidad de Borno y saquearon la escuela de educación secundaria femenina para llevarse a 276 alumnas.

El secuestro conmocionó al mundo y desencadenó una campaña en redes sociales que se volvió viral, bajo el lema "Bring Back Our Girls" ("Devolved a nuestras niñas"), con la que se pedía su liberación y en la que participaron personalidades como la entonces primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama.

Boko Haram fue creado en 2002 en Maiduguri, capital de Borno, por el líder espiritual Mohameh Yusuf para denunciar el abandono del norte del país por las autoridades.

Desde la muerte de Yusuf, abatido por agentes nigerianos en 2009, el grupo se radicalizó y ahora busca imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y cristiana en el sur.

Boko Haram y, desde 2016, también su escisión, el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP, siglas en inglés), han matado a más de 35,000 personas y han causado unos 2.7 millones de desplazados internos, sobre todo en Nigeria, pero también en países vecinos como Camerún, Chad y Níger, según datos gubernamentales y de la ONU. 

ADEMÁS: