La ola de violencia que vive El Salvador desde el viernes (25.03.2022) se cobró la vida de 11 personas más el domingo, pese a la vigencia de un estado de excepción y la masiva captura de supuestos pandilleros, según informó esta madrugada la Policía Nacional Civil (PNC).

Un total de 87 salvadoreños fueron asesinados en las calles de El Salvador desde el viernes, de los que solo el sábado se registraron 62 homicidios, la cifra más alta en la historia reciente del país en un solo día.

Las autoridades no ha explicado las razones de esta escalada, que se atribuye a las pandillas, principalmente a la Mara Salvatrucha (MS13).

VEA: Congreso salvadoreño decreta régimen de excepción por escalada criminal atribuida a pandillas

La PNC reportó 576 personas detenidas "por el alza de asesinatos", quienes a raíz del estado de excepción podrán estar bajo arresto administrativo por 15 días y sin el derecho a la defensa por los 30 días que estará vigente la medida extraordinaria.

"Casi 600 capturas en solo DOS días... Y el RÉGIMEN DE EXCEPCIÓN dura 30 días, prorrogables! Y no crean que saldrán libres", publicó el presidente Nayib Bukele en Twitter la noche del domingo.

Emergencia en cárceles

Más temprano, Bukele ordenó al director general de Centros Penales, Osiris Luna, que "decrete nuevamente emergencia máxima en todos los penales de seguridad y máxima seguridad", para que estén "todas las celdas cerradas 24/7".

"Mensaje para las pandillas: por sus acciones, ahora sus 'homeboys' (compañeros) no podrán ver ni un rayo de sol", publicó el mandatario.

Luna respondió en Twitter que "inmediatamente se cumple la orden, estos criminales NO verán la luz del sol".

TAMBIÉN: 'Ya sabemos que tenés una hija': la amenaza de pandilleros a policía

En anteriores crisis de asesinatos, Bukele ha ordenado la misma medida y esta ha afectado, según denuncias de organizaciones humanitarias, a presidiarios que no pertenecen a las pandillas.

Soldados prestan guardia en un punto de control en San Salvador (El Salvador). Foto: Efe.

Luna es uno de los dos funcionarios sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por supuestamente facilitar y organizar "varios encuentros secretos con la participación de líderes de pandillas encarcelados".

"Estos encuentros formaron parte de esfuerzos del gobierno de El Salvador para negociar una tregua secreta con líderes de pandillas", apuntó Estados Unidos en un comunicado en diciembre pasado.

PUEDE LEER: Decomisan en El Salvador un cargamento de armas valorado en 50,000 dólares; pasó por Honduras

Bukele también escribió en la referida red social que "si la 'comunidad internacional' está preocupada por sus angelitos, vengan y traíganles comida, porque yo no le quitaré presupuesto a las escuelas para darle de comer a estos terroristas".

"Vamos a racionar la misma comida que se da ahora y de ahí comerán los nuevos también", agregó.

Crisis de criminalidad

Esta no es a primera vez que un gobierno salvadoreño busca combatir a las pandillas con detenciones masivas, en el pasado lo hicieron los expresidente Francisco Flores (1999-2004) y Elías Antonio Saca (2004-2009) con sus planes Mano Dura y Súper Mano Dura.

Esta crisis de criminalidad se dio en momentos en los que el gobierno tiene a más de 16,000 soldados y más de 22,000 policías en labores de seguridad, y además cuenta con el respaldo incondicional del Parlamento, que le aprobó 109 millones de dólares para su plan de seguridad.

También tiene a magistrados en la Corte Suprema de Justicia y al fiscal general, Rodolfo Delgado, que se han mostrado cercanos a su gestión.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados desde su surgimiento en el país. 

ADEMÁS: ‘No somos tu colonia, tu patio trasero o tu patio delantero’, Nayib Bukele responde a críticas de EE.UU hacia El Salvador