"Matar a los niños y mujeres y asesinar a 17,000 palestinos inocentes es un crimen de guerra y contra la humanidad (...) Israel tendrá que rendir cuentas por esas acciones", dijo Erdogan ante una cumbre de los jefes de Estado de los países árabes del golfo, celebrada hoy en Doha.

El presidente turco, aliado histórico de Israel, insistió en la necesidad de alcanzar un alto el fuego permanente en la guerra iniciada el 7 de octubre entre Israel y el grupo islamista Hamás, y trabajar para "establecer un Estado palestino soberano en los territorios de 1967, con capital en Jerusalén Este", ocupada por Israel ese año.

"Nuestro objetivo es alcanzar una tregua permanente y un alto el fuego y establecer el Estado palestino", recalcó Erdogan, e insinuó la posibilidad de que su país desempeñe un papel en el futuro de la gestión de Gaza tras la guerra o de la desaparición de Hamás, que controla el enclave.

VEA: Israel confirma muerte de 15 de los 137 rehenes retenidos por Hamás en Gaza

"En este contexto y para lograr este objetivo, estamos dispuestos a asumir responsabilidad en la región (...) eso lo hemos explicado a todos los países, incluidos los de la región, para que exista la opción de un Estado garante", añadió.

Si bien no considera Hamás una organización terrorista, Turquía es aliado histórico de Israel, aunque sus relaciones con el Estado judío se deterioraron desde que Erdogan llegó al poder en 2002, con dos largos periodos de ruptura en la última década.

Turquía e Israel volvieron a restablecer sus contactos el año pasado, con planes para una cooperación más estrecha, aunque la tensión ha vuelto entre las partes tras la guerra en Gaza. 

TAMBIÉN: 'No permitiré que la Autoridad Palestina gobierne Gaza' después de la guerra, asegura Netanyahu