Las cosas parecen complicarse aún más para el oficial Derek Chauvin, acusado de violar los derechos civiles de George Floyd y provocarle la muerte, ya que recibió otra mala noticia; su esposa le pidió el divorcio, según publicó el diario inglés The Independent. 

La esposa de Chauvin, Kellie Chauvin, pidió disolver el matrimonio que formó con el acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario del hombre afrodescendiente de 46 años.

Kellie está "devastada" por la muerte de George Floyd, dicen los abogados de la mujer. Foto: New York Post.

Vea: Portada de famosa revista retrata la crisis en Minneapolis por “crimen racista” de George Floyd

Según el informe, después que se diera a conocer sobre su despido y los cargos por violar los derechos civiles del hoy fallecido, la esposa Kellie Chauvin “le dio la espalda y pidió la disolución del matrimonio”, según recoge el diario Semana

De acuerdo con la firma de abogados que representa a la aún esposa del uniformado, Kellie está "devastada" por la muerte de George Floyd, por lo que, pidió disolver la unión que tenía con el policía. 

"Esta noche hablé con Kellie Chauvin y su familia. Está devastada por la muerte del señor Floyd y sus mayores simpatías recaen en su familia, sus seres queridos y todos los que están sufriendo esta tragedia", se lee en el comunicado. 

Medios locales afirman que Kellie, exreina de belleza de Minnesota, pidió a las autoridades protección para ella y padres que pueden estar en riesgo en medio de la crisis que se desató en Minneapolis tras la muerte de Floyd.

Derek Chauvin fue despedido por el Departamento de Policía de Minneapolis junto con otros tres oficiales presentes en el momento de la detención de Floyd.

Lea: El mundo del deporte se pronuncia por la muerte de George Floyd en manos de la policía en Estados Unidos