El operativo, denominado "HAECHI IV", comenzó en julio y concluyó en diciembre y contó con la cooperación de 34 países, indicó la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), con sede en Lyon, Francia.

El principal objetivo de la operación fue combatir siete métodos de fraudes en línea, entre ellos la suplantación de identidad, las estafas románticas, el chantaje sexual y el blanqueo de capitales asociado a apuestas ilegales en internet.

Interpol advirtió que hay casos de utilización de IA y tecnologías "deep fake" para crear videos modificados que hagan más creíbles las trampas para usurpar identidades.

Los agentes británicos de la operación indicaron que hay varios casos de utilización de contenidos digitales generados con IA para engañar, acosar o extorsionar.

También alertaron sobre métodos para suplantar la identidad de familiares de las víctimas usando tecnología para simular y clonar la voz.

VEA: Alerta de estafas en WhatsApp: el Whatsapping pone en riesgo a millones de usuarios