Dos ciudadanos chinos cavaron diversas tumbas y robaron huesos de familiares fallecidos de un empleado público, con la intención de sobornarlo para que les hiciera un favor.

Fue en la región autónoma de Guangxi Zhuang, en el sur de China, donde un maestro de Feng Shui, identificado como Wang, buscó a un cómplice para cometer la acción, después de que en 2018 Wei, el funcionario del gobierno local, se negara a hacerle un favor al hombre.

Lea: China aprueba primera patente de vacuna contra el covid-19 tras revelar primeros resultados

De tal modo que, Wang consideró que la estrategia perfecta para lograr su cometido era apoderarse los huesos de la abuela y suegro de Wei, en compañía de su cómplice según RT.

Ambos hombres escondieron los huesos de las víctimas en una cueva, confiados a que Wei se abocaría a ellos al darse cuenta de lo sucedido y cumpliría con el favor que Wang necesitaba.

Horas después, la culpa y el remordimiento llenaron el alma del cómplice de Wang, por lo que decidió acudir a la policía para confesar la acción, dando como resultado el arresto de ambos personajes y el regreso de los huesos al cementerio.

Además: Una mujer en Wuhan demandó al gobierno chino porque su padre murió por covid-19