Una mujer de 43 años fue asesinada con una ballesta deportiva en su apartamento ubicado en la. La víctima fue hallada con dos flechas que le atravesaron el pecho y la cabeza. 

Según un informe preliminar de la policía, el principal sospechoso del crimen es su exmarido de 58 años.

A pesar de haber finalizado su matrimonio en 2015, la pareja continuaba viviendo junta. La relación entre ambos se caracterizaba por su toxicidad, con frecuentes discusiones, consumo de alcohol y episodios de celos. 

Amigos cercanos del hombre revelaron que él solía quejarse de que su exesposa había comenzado una relación con alguien más joven.

En algunas ocasiones, la mujer abandonaba el apartamento durante semanas, solo para regresar después.

Este suceso ocurrió en el noreste de Moscú, los vecinos alertaron a la policía tras escuchar un fuerte altercado en el apartamento.

Al llegar, los agentes encontraron a la mujer sin vida y a su exmarido en estado crítico. Según las primeras investigaciones, tras asesinar a su exesposa, el hombre intentó suicidarse, lo que ha impedido que pueda ser interrogado para esclarecer los detalles de lo sucedido.

El hombre fue trasladado de urgencia a un hospital, donde los médicos luchan por salvarle la vida. Su estado es grave, y su pronóstico es reservado.