La justicia rusa emitió una sentencia de ocho años de prisión para Maxim Lyutyi, un influencer vegano, por la muerte de su hijo de un mes, Kosmos, a quien sometió a una peligrosa dieta pránica.

Esta dieta implica privarse de alimentos y agua, se basa en la creencia de que se puede obtener nutrición exclusivamente del sol, similar a la fotosíntesis de las plantas.

"Mi hijo se alimentaba del sol. Ha muerto por mi culpa", confesó Lyutyi ante las autoridades, asumiendo la responsabilidad de la tragedia.

La dieta pránica tiene sus raíces en la antigua cultura india y la dieta yóguica, postulando que ciertos alimentos pránicos nutren la mente, el cuerpo y el alma.

Lyutyi intentó culpar a su pareja, Oxana Mironova, argumentando que su deficiencia de hierro debido a sus elecciones dietéticas había contribuido a la muerte del bebé.

Sin embargo, Mironova recibió una pena condicional de dos años de "trabajo correccional".

El influencer, conocido por promover los alimentos crudos y el estilo de vida saludable, buscaba poner en práctica sus teorías con su hijo, incluso sometiéndolo a otros maltratos, como sumergirlo en agua helada para "fortalecerlo".

Según revelaciones del medio británico 'Daily Mail', Lyutyi tenía casi 60 mil seguidores en Instagram y era autor de métodos de "limpieza del cuerpo".

La familia de la madre describió a Mironova como una "esclava" del influencer, afirmando que dirigía una secta y prohibió que ella amamantara al bebé, aunque ella lo hacía en secreto.

LEA TAMBIÉN: VIDEOS: Al menos 70 muertos en Kenia por inundaciones desde marzo