Una de las características de las familias reales es que han aprendido a enviar mensajes a través de las prendas que lucen en sus apariciones públicas para apoyar ciertas causas humanitarias, promocionar a diseñadores emergentes o rendir homenaje a ciertas personas y causas.

Aunque la duquesa de Sussex ya no sea miembro activo de la monarquía, aún sigue practicando esa lección.

Para la reciente y polémica entrevista con Oprah Winfrey, la actriz llevo una pulsera que perteneció a la fallecida Diana de Gales.

La pulsera venía a reforzar los "paralelismos" que se han establecido entre su suegra y ella por el trato injusto que ambas habrían recibido en el seno de la familia real británica.

Además, eligió un vestido negro adornado con flores de loto de color blanco, que representarían para ella el renacer.

Atuendo que llevo Meghan para entrevista.

Meghan, de igual forma, usó un atuendo parecido al de Wallis Simpson, la duquesa de Windsor. Esto se debe a que, tras divorciarse en dos ocasiones, la socialité estadounidense se casó en tres veces con Eduardo VIII, quien renunció al trono británico para estar con ella en 1936.

Tras la abdicación de Eduardo VIII, Simpson posó en unas fotografías luciendo un atuendo muy similar al que la duquesa de Sussex escogió para la entrevista.

Fotografía de Wallis Simpson en 1936.

Te puede interesar: La Reina Isabel II responde a las declaraciones de Meghan Markle y el príncipe Harry