La Oración de Jueves Santo es una de las más importantes en la religión católica. Este día, se conmemora la Última Cena de Jesucristo con sus discípulos, en la que instituyó la Eucaristía y el sacramento del Orden Sacerdotal.

La oración de Jueves Santo se realiza en todas las iglesias católicas del mundo, y es una oportunidad para reflexionar sobre la vida de Jesús y su mensaje de amor y servicio a los demás.

Durante la ceremonia, se realiza el lavatorio de pies, en el que el sacerdote lava los pies de 12 personas, siguiendo el ejemplo de Jesús con sus discípulos, después de esto, se celebra la Eucaristía, en la que se recuerda la última cena de Jesús con sus discípulos.

Jueves Santo se conmemora la Última Cena. Foto: Cortesía

Oraciones para el Jueves Santo

Gracias señor porque nos amaste hasta el final, hasta el extremo que se puede amar: dar la vida por otro.

Gracias señor, por en la última cena partiste tu pan y vino para saciar nuestra hambre y nuestra sed.

Gracias señor, porque quisiste celebrar tu entrega, en torno a una mesacon tus amigos, para que fuesen una comunidad de amor.

Gracias señor, porque en la Eucaristía nos haces uno contigo, nos unes a tu vida, en la medida que estemos a entregar la nuestra.

Mensajes para Jueves Santo

El Jueves Santo es uno de los días más importantes de la Semana Santa. Foto: Cortesía

¡Feliz Jueves Santo! Espero que esta Semana Santa sea perfecta para ti, te traiga las mejores bendiciones y alegrías.

Deseo que cada uno de ustedes pase un feliz Jueves Santo, Que su corazón se llenen de amor y prosperidad.

¡Feliz Jueves Santo! Hoy es la Última Cena, es por ello que deseo que no le falta pan a ninguna persona el día de hoy.

Tengan todos un feliz Jueves Santo, espero que el día de hoy en tu alma y corazón reine la paz, el amor y la felicidad.

La oración de Jueves Santo es una oportunidad para reflexionar sobre el amor y el servicio a los demás.

Jesús nos enseñó a amar y servir a nuestros hermanos, y en este día recordamos su ejemplo de humildad y servicio.

Es también un momento para pedir perdón por nuestros pecados y para renovar nuestra fe en Jesús y en su mensaje de amor y misericordia.