El Parlamento de Irak aprobó este sábado una ley que criminaliza las relaciones homosexuales y las expresiones transgénero, estableciendo penas de hasta 15 años de cárcel.

Según un comunicado del Poder Legislativo iraquí, estas enmiendas se realizaron "para preservar la decencia moral en la sociedad iraquí de los llamamientos a la homosexualidad que han invadido el mundo".

Lea: Rusia prohíbe el movimiento LGBT por ser 'extremista'

Asimismo, para llenar un vacío parlamentario que, según ellos, no castigaba de una manera seria los actos homosexuales y su promoción.

''Un paso necesario''

Mohsen al Mandalaui, presidente interino de la Cámara baja, afirmó que estas enmiendas son "un paso necesario para proteger los valores de la sociedad y de los niños, quienes están en riesgo de caer en la depravación moral y la homosexualidad".

Penas

A partir de ahora, la ley iraquí sanciona con penas de entre 10 y 15 años de cárcel cualquier relación homosexual consensuada.

Además, promover relaciones entre personas del mismo sexo conlleva una pena de entre uno y tres años de prisión y una multa de 10 millones de dinares iraquíes que vienen a ser unos 7,600 dólares.

Penas por cirugías

También se establece que cualquier persona que se someta a una operación de "reasignación de sexo", así como el médico que la practique, enfrentará una condena de uno a tres años de prisión.

La ley también contempla castigos para hombres que muestren un "comportamiento afeminado".

Críticas

La codirectora interina de Human Rights Watch (HRW), Rasha Younes, criticó duramente la aprobación de esta ley anti-LGBT, señalando que refuerza un historial de violaciones de derechos contra las personas LGBT en Irak.

Younes denunció que esta normativa agrava la situación de las personas LGBT iraquíes, quienes ya enfrentan violencia y amenazas de grupos armados, principalmente de carácter religioso.

Proyecto de ley

El proyecto de ley de estas enmiendas fue presentado en agosto de 2023 por el diputado independiente Raad al Maliki.

Inicialmente, estipulaba que las relaciones homosexuales podrían castigarse con pena de muerte o cadena perpetua, mientras que la "promoción de la homosexualidad" implicaría un mínimo de siete años de prisión y multa.

Aunque las relaciones sexuales consensuadas entre personas del mismo sexo no estaban explícitamente tipificadas como delito en Irak, las autoridades han utilizado vagas leyes de "moralidad" para perseguir a las personas del colectivo LGBT.

También lea: Bendición parejas homosexuales: esto se sabe de la aprobación del Vaticano