Su trabajo es proteger a las personas que transitan por las calles peruanas, pero el covid-19 tocó a su puerta.

Fue el pasado 17 de mayo que el técnico de tercera, Ever Din Valderrama Miñano, con 29 años de servicio, ingresó por covid-19 al Hospital Augusto B. Leguía en el Rímac.

Transcurridos 12 días, los médicos le retiraron el oxígeno y lo alistaron para darle de alta y enviarlo de cuarentena a su casa

Pero a pocos días antes de salir, el policía sufrió un terrible calambre en la pierna derecha mientras dormía. Al amanecer, su médico de cabecera le informó que se trataba nada menos que de un cuadro de trombosis.

Los médicos intentaron ayudarlo, pero no eran especialistas. Así que, a pedido de la familia, el heroico agente fue derivado al Hospital de la Policía para salvar su pierna.

Grande fue su sorpresa cuando una vez llegado al Hospital de la Policía nadie lo estaba esperando. No recibió la atención que requería por su trombosis y en su lugar fue tratado como un paciente de covid-19 más, pese a que ya estaba recuperado.

Después de varios días interno el diagnostico fue amputación.

"Soy padre de tres hijos hermosos que me ha dado Dios. Yo amo a mi institución. Señor ministro del Interior, Gastón Rodríguez Limo, usted que es una persona honorable y siempre ha sacado cara por la policía, señor comandante general de la PNP, quiero que me apoyen. ¿Cómo es posible que me corten una pierna? Soy un ser humano igual que ustedes, también siento…", se confesó entre lágrimas en un video que se viralizó en redes sociales.

https://www.facebook.com/100001833797243/videos/pcb.3881877135216708/3881860918551663/

Para poder salvarle la pierna, el policía debe ser trasladado a otro centro hospitalario, pero solo sería posible gracias al convenio del Fondo de Aseguramiento en Salud de la Policía Nacional del Perú (SALUDPOL) y la Policía Nacional del Perú.

Te podría interesar: Niña pensó que policía le iba disparar y esto hizo el oficial durante las protestas en Estados Unidos