La apnea del sueño es un trastorno común en donde la respiración se interrumpe o se hace superficial.

Dichas interrupciones pueden durar desde muy pocos segundos  a minutos y pueden ocurrir más de 30 veces por hora.

El apnea del sueño es un trastorno común. Foto: Redes Sociales

Las personas que tienen más riesgo de apnea son: hombres, personas que tienen sobrepeso, historia familiar o pequeñas vías respiratorias.

¿Cuáles son los tipos de apnea del sueño?

La apnea obstructiva del sueño 

ocurre cuando las vías respiratorias superiores se bloquean muchas veces durante el sueño y eso reduce o detiene por completo el flujo de aire. 

Este es el tipo más habitual de apnea del sueño. Cualquier cosa que pueda estrechar las vías respiratorias, como obesidad, amígdalas grandes o cambios en los niveles de hormonas , puede aumentar el riesgo de apnea obstructiva del sueño.

 Apnea central del sueño

ocurre cuando el cerebro no envía las señales necesarias para respirar. Las afecciones médicas que influyen en la forma en que el cerebro controla las vías respiratorias y los músculos torácicos pueden provocar apnea central del sueño.

Apnea obstructiva del sueño. Foto: Captura de pantalla

¿Qué problemas de salud puede provocar la apnea del sueño, si no se trata?

Si no se trata a tiempo, la apnea del sueño puede provocar graves problemas de salud, ya que la obstrucción de las vías respiratorias impide que llegue al organismo el oxígeno necesario para su correcto funcionamiento. 

  • Hipertensión: los episodios de asfixia provocan la contracción de las arterias, lo cual puede elevar la tensión arterial o agravar este problema de salud.
  • Puede darse también una mayor tendencia a padecer depresión o ansiedad.
  • Si se extiende en el tiempo, pueden desarrollarse enfermedades cardiovasculares 

¿Cómo se trata la apnea del sueño?

La apnea del sueño es una enfermedad crónica que se puede tratar de diferentes maneras, esto dependiendo a las necesidades de la persona que la sufre.

  • Dispositivos intraorales:  son prótesis que se introducen en la boca durante el sueño para mantener la mandíbula hacia adelante y, de esta manera, las vías respiratorias abiertas.
  • Tratamiento con presión continua positiva en la vía respiratoria superior (CPAP):  se trata de un sistema de ventilación mecánica que consiste en la colocación, mientras se duerme, de una mascarilla nasal o naso bucal conectada a una pequeña máquina que bombea oxígeno.

Si esos tratamientos no funcionan, es posible que se recomiende cirugía para corregir el problema que está provocando la apnea del sueño.