A los 31 años, Felipe Pettinato, reconocido como el hijo del famoso conductor Roberto Pettinato, ha estado en el centro de la atención mediática por razones que van más allá de su ascendencia.

En su perfil de Instagram, se presenta como un artista polifacético: actor, bailarín y cantante, además de autodenominarse como el mejor imitador de Michael Jackson en Latinoamérica.

Sin embargo, su carrera y vida personal han estado marcadas por una serie de acontecimientos que han generado controversia y escándalo.

Pettinato alcanzó cierta notoriedad por su notable parecido físico con el fallecido rey del pop, Michael Jackson, llegando incluso a cultivar un look idéntico al del legendario músico.

Pero los dramas en la vida de Pettinato no se limitan al ámbito estético. En 2018, su vida personal saltó a los titulares cuando se convirtió en padre de Juana Michela, fruto de su relación con Sofía Colasante.

La pareja, que se conoció en 2013 a través de las redes sociales, atravesó varios altibajos antes de poner fin a su relación en 2020 en medio de un conflicto mediático y acusaciones mutuas de infidelidad.

Sin embargo, el escándalo que más ha sacudido la vida de Felipe Pettinato llegó en octubre de 2019, cuando fue denunciado penalmente por presunto abuso sexual a una menor de 15 años.

Según la denuncia, la víctima sería la hermanastra de Colasante, quien en ese momento aún mantenía una relación con el imitador.

¿Por qué condenaron a Felipe Pettinato?

Felipe Pettinato fue encontrado culpable de abuso sexual simple contra la menor de edad, recibiendo una condena de nueve meses de prisión en suspenso.

Según la causa, Pettinato agredió a una adolescente de 15 años en un departamento ubicado en la zona de Olivos el 8 de marzo de 2018, durante la madrugada.

En ese momento, la sorprendió repentinamente mientras ella se encontraba en el sillón del living de su casa. Allí, de manera inapropiada, tocó sus partes íntimas por encima de la ropa.

La pena impuesta por el Juzgado N°1 de San Isidro fue de 9 meses de prisión en suspenso, acompañada de una serie de medidas restrictivas que incluyen someterse a un tratamiento y establecer residencia, las cuales deberá cumplir durante un periodo de dos años.