La reina Isabel II de su propia fortuna costeó la defensa legal de su hijo, el príncipe Andrés, acusado de abusos sexuales en Estados Unidos.

El duque de York amplió su equipo legal recientemente contra la denuncia presentada por la estadounidense Virginia Giuffre en un tribunal de Nueva York el pasado mes de agosto.

Isabel II aceptó pagar la defensa de su hijo con los fondos de su ducado de Lancaster. Estos crecieron en 1.5 millones de libras (1.75 millones de euros).

Según fuentes de la casa real al sitio "Telegraph", la factura de los abogados se disparará a "millones"; en un proceso legal que se prevé que se alargará meses o años.

Además, esto podría acabar con un arreglo económico que dispararía el coste final en varios millones más.

Reina Isabel II junto a su hijo. Foto: EFE.

Por su parte, un tribunal de Nueva York dio al príncipe Andrés un plazo hasta el 29 de octubre para que responda a la denuncia por abusos sexuales.

Denuncia al príncipe

Virginia Giuffre es una mujer estadounidence de 38 años que denuncia que cuando tenía 17 años fue forzada a mantener relaciones sexuales con el príncipe Andrés.

Esta acción se la ordenó Jeffrey Epstein, el fallecido magnate acusado de gestionar una red de tráfico sexual de menores; y su mano derecha Ghislaine Maxwell.

Giuffre siempre ha dicho públicamente que fue víctima del tráfico sexual del delincuente sexual de Epstein.

Jeffrey se suicidó en agosto de 2019 en una celda neoyorquina poco después de ser arrestado.

Por otro lado, Maxwell permanece en otro centro penitenciario de la Gran Manzana; es acusada de ayudar al empresario a reclutar a menores para sus actividades de tráfico sexual.

Te puede interesar: El pacto secreto que el príncipe Felipe hizo con la reina Isabel antes de su muerte