Para poder detener el avance del coronavirus es necesaria la creación de una vacuna, de lo contrario los expertos y los gobiernos solamente tienen la opción de realizar estudios, pruebas y tomar medidas de confinamiento.

No obstante, existe en el mundo la preocupación por una segunda oleada del coronavirus debido a la suspensión de cuarentenas y a la no obtención de la vacuna efectiva.

Medidas de rastreo eficaces y aislamiento de casos resultan ser las únicas efectivas para bajar las curvas. Sin embargo, expertos alertan que suspender las restricciones podría llevar a repuntes de la enfermedad o una segunda oleada.

¿Qué significa?

Una segunda oleada de una enfermedad pandémica se presenta luego de superar un primer pico de la infección. Es decir, el brote vuelve a resurgir cuando parecía estar controlado.

Estas segundas oleadas no deben dejarse pasar por alto, pueden ser diferentes o bien llevar a picos más altos en la aparición del brote.

La gripe española, que se presentó a principios del siglo XX y que le quitó la vida a entre 50 y 100 millones de personas en el mundo, es un ejemplo de lo que se advierte. Esa enfermedad registró tres oleadas, siendo la segunda la más letal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) remarca que las olas pandémicas pueden estar separadas por meses.

Por lo cual, no es correcto considerar que ya vendrá la tranquilidad puesto que se pueden dar nuevos repuntes.

Con respecto al coronavirus, el primer brote está en su etapa de finalización luego de las medidas tomadas por los gobiernos para evitar la propagación de casos.

Alrededor del mundo hay al menos 70 vacunas en periodos de prueba.

¿Cuándo podría registrarse una segunda oleada de coronavirus?

El nuevo brote podría registrarse en los cambios estacionales. Es decir, en los meses fríos entre noviembre de 2020 y febrero de 2021.

Según un estudio de investigadores de la Universidad de Harvard, la amenaza de nuevos repuntes del coronavirus podría permanecer hasta 2024, con brotes invernales recurrentes.

El director del Centro para el Control de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, señala que el brote más severo del coronavirus se podría registrar el próximo invierno.

"Una ola invernal 2020-21 podría ser peor de lo que hemos experimentado esta primavera", aseguró Redfield a la CNN.