El animal, que apenas vivió unas pocas horas, dejó perpleja a la comunidad por su peculiar apariencia, descrita como "similar a la de un humano", según personas que lo vieron.

El extraño ternero tenía piel rosada y no tenía pelo; sin embargo, sus patas eran típicas de su especie. Fue la cabeza redondeada del animal y la falta de características faciales lo que generó desconcierto en los pobladores.

Algunos vecinos interpretaron el nacimiento como un presagio para Tailandia. No obstante, expertos en veterinaria rápidamente desestimaron tales conjeturas como simples supersticiones.

Según los diagnósticos de los veterinarios locales, la anomalía observada en el ternero podría atribuirse a una deficiencia de calcio durante su desarrollo, lo que habría ocasionado la formación irregular de su cráneo.

El doctor Ajay Deshmukh, destacado médico veterinario de Wildlife SOS en India, explicó que estas malformaciones son el resultado de fallas genéticas o de desarrollo, y carecen de cualquier fundamento supersticioso.

"Este es un caso de anomalía anatómica", declaró el médico.

"Si un gen no se desarrolló adecuadamente o hubo una falla, causa múltiples deformidades estructurales y este tipo de anomalías ocurren. Esto sólo tiene razones y explicaciones científicas, aquí no hay supersticiones", añadió.

Nueve personas, entre ellas dos niños, heridas tras ser atacadas con ácido