El TPS, es un estatus migratorio que el Gobierno de Estados Unidos ofrece a inmigrantes indocumentados que no pueden regresar a su país debido a desastres naturales o conflictos civiles, mismo que quería eliminar Donald Trump.

Documentos internos del Departamento de Estado revelados por los demócratas señalan que el presidente Donald Trump, buscó rédito político para las próximas elecciones de 2020.

Al anunciar el fin del beneficio migratorio TPS para Honduras, El Salvador y Haití.

El senador Bob Menéndez publicó, un informe elaborado por miembros de su partido en el Comité de Exteriores de la Cámara Alta.

El cuál incluye cables de embajadas, que muestran que funcionarios del Gobierno tuvieron en cuenta cuestiones políticas para no renovar el TPS a estos países.

También le puede interesar: 13 condados de Estados Unidos los indocumentados pueden obtener una licencia de conducir

Descripción del documento

Menéndez señaló, que ""La Administración de Trump utiliza repetidamente la política exterior de nuestro país para promover los objetivos políticos del presidente por encima de nuestros intereses como nación”.  

Por lo que solicitó a la Oficina del Inspector General del Departamento de Estado que investigue en qué medida los cálculos electorales jugaron un papel en las decisiones sobre el TPS.

También el papel del asesor Stephen Miller, conocido por su fuerte retórica contra la inmigración, y de otros nombramientos políticos en la Casa Blanca 

El Diario de Hoy

Al menos 325 000 inmigrantes de trece países distintos están amparados bajo el TPS en EE.UU., con 195 000 salvadoreños, unos 60 000 hondureños y 46 000 haitianos, entre otros.

El Gobierno prorrogó hace una semana hasta el 4 de enero de 2021 el TPS para El Salvador, Honduras y Nicaragua, así como para Haití, Nepal y Sudán.

Mientras la Justicia dirime la suerte de este amparo concebido para apoyar a países en situaciones extraordinarias. 

Durante décadas, los distintos Gobiernos estadounidenses fueron renovando de manera automática el TPS.

Pero Trump había decidido acabar con algunos de esos permisos, como parte de su estrategia de endurecer las políticas migratorias.