Como Carlos Magdaleno fue identificado el supuesto asesino de María Ángela Hernández, una niña de 11 años de edad, quien se presentó a su sepelio en Carabobo, Venezuela, y fingió llorar por ella en medio de sus familiares y conocidos.

La menor fue asesinada por el sujeto de 29 años tras recibir 14 puñaladas y posteriormente fue degollada en junio de 2021. Ahora, según fuentes extraoficiales consultadas por Primer Impacto, el delincuente confesó que es el culpable del crimen y que lo hizo porque estaba obsesionado con la infante.

Relato de la madre de la víctima

Ana Isabel Guerra, madre de la menor de edad, aseguró que presintió que algo malo le ocurrió a su hija, luego de soñar con ella bañada en sangre.

Todo ocurrió cuando la niña estaba sentada afuera de su casa y apareció Carlos alias "El gordo" y la convenció de que fueran a cortar mangos.

LEA: ¡Increíble! Hombre inyectó esperma a mujer, mientras hacía compras; fue condenado a 10 años de cárcel

Después, los familiares de la infante notaron su ausencia y comenzaron a preocuparse porque no era normal que desapareciera por tanto tiempo. Posteriormente, pusieron una denuncia del hecho.

Sin embargo, fue tanta la desesperación de los padres de la niña que pidieron la ayuda de sus vecinos para buscarla apenas amaneció.

En ese sentido, el cuerpo sin vida de Hernández fue encontrado una hora después entre algunos arbustos.

Según detalles de la autopsia que le realizaron a la víctima, recibió 14 puñaladas por la espalda.

Confesión extraoficial del asesino sobre el crimen

"El gordo" confesó, según Primer Impacto, que mató a la niña porque le dio un ataque de celos ya que ella se detuvo a platicar con otro joven.

Por otra parte, algo que causó la indignación de los seres queridos de la niña es que su asesino estuvo presente en su sepelio en Venezuela. En un video se observa cómo el sujeto aparenta ser uno de los más afectados por el crimen.

"Él se revolcaba. Estuvo allí con nosotros", dijo José Antonio Hernández, padre de la fallecida.

VEA: Menores hondureñas eran obligadas a 'competir por comida' en centro para migrantes en Estados Unidos