El virólogo francés y ganador del Premio Nobel por su trabajo sobre el VIH, Luc Montagnier, aseguró en las últimas horas que el virus del SARS-CoV-2, causante del coronavirus, fue creado en un laboratorio insertando en un coronavirus genes del VIH-1, el virus del sida.

Montagnier es un científico que recibió el premio el 2008 por haber participado en el descubrimiento del virus del VIH. En una entrevista a CNews, expresó que se ha llegado a la conclusión de que el virus, del covid-19, fue creado.

A criterio del francés, ciertos biólogos moleculares insertaron secuencias de ADN del VIH en un coronavirus como parte de los esfuerzos para encontrar una vacuna contra el Sida.

“Ha habido una manipulación del virus, al menos una parte, no la totalidad. Hay un modelo, que es el virus clásico, que proviene principalmente de los murciélagos, pero al que se han agregado secuencias de VIH”, comentó.

Te puede interesar: Advierten sobre un nuevo síndrome que afecta a los menores y está relacionado con el covid-19

Asimismo, comentó que “es el trabajo de profesionales, de biólogos moleculares. Un trabajo muy meticuloso. ¿Con qué objetivo? No lo sé. Una hipótesis es que querían crear una vacuna contra el sida”.

De igual manera, hizo referencia al estudio de un grupo de investigadores del Instituto Indio de Tecnología en Nueva Delhi, que hallaron un parecido extraño y que tiene pocas posibilidades de ser fortuito.

Montagnier cree que el virus se creó tratando de encontrar una vacuna para el sida.

Ese estudio fue publicado en un sitio web y posteriormente retirado por parte de sus autores. A su vez, predijo la desaparición del virus debido a su supuesto origen ya que eso lo debilitaría.

“Uno puede hacer cualquier cosa con la naturaleza, pero si usted hace una construcción artificial, es poco probable que sobreviva. La naturaleza ama las cosas armoniosas; lo que es ajeno, como un virus que llega de otro virus, por ejemplo, no es bien tolerado”, admitió.

A criterio de Montagnier, las partes del virus en las que se insertó VIH están mutando rápidamente, provocando su autodestrucción.

“Entonces lo que vemos es que en el oeste de los Estados Unidos, en Seattle, las secuencias están destruidas, prácticamente inexistentes. Entonces si el poder patógeno del coronavirus está ligado a la inserción de estas secuencias, podemos pensar que va a desaparecer”, concluyó.

Vea: Coronavirus: Laboratorio de Wuhan niega haber participado en la propagación del covid-19