El sacerdote danés, Thomas Gotthard, fue sentenciado a 15 años de prisión luego de confesar que había asesinado a su esposa, Maria From Jakobsen, de 43 años, a quien enterró y posteriormente disolvió en ácido inspirado en capítulo de Breaking Bad.

Durante varios meses, el párroco mantuvo su inocencia sobre la muerte de su esposa, hasta que el viernes (6.8.2021) confesó que había cometido el crimen en medio de una disputa matrimonial.

"Yo maté a María. Terminé con su vida; ella no merecía ese destino. Soy culpable de haber mentido y engañado a todos. He sido un matón total. Envié mi vida a la oscuridad donde quiero quedarme. Nadie debería sentir lástima por mí", dijo Gotthard al final de la audiencia.

Según el medio The Local, Gotthard dijo que después de golpearla en la cabeza con una piedra, decidió deshacerse del cuerpo en ácido en un barril de 54 galones, imitando un episodio de Breaking Bad.

¿Cómo realizó el crimen?

Una vez que Jakobsen estuvo inconsciente, le tapó la nariz y la boca con las manos durante varios minutos hasta que estuviera muerta, citó el mencionado medio.

Posteriormente, roció el cuerpo con casi 12 galones de ácido clorhídrico y 13 libras de hidróxido de sodio para disolver su cadáver, pero el barril terminó siendo demasiado pesado para moverlo.

Por ello, dividió los restos de su esposa en dos barriles de menor tamaño, que enterró y luego desenterró para cortar las partes en pedazos más pequeños, que luego quemó y enterró en una finca abandonada.

Jakobsen había desaparecio la mañana del 26 de octubre del 2020 y su hermana denunció su desaparición al día siguiente.

Gotthard le dijo a la policía que había dejado la casa de la pareja en un estado de depresión, dejando su teléfono y tarjetas bancarias.

El 3 de junio, el sacerdote llevó a la policía al lugar donde había enterrado los huesos de su esposa, y luego se confirmó que los restos eran de ella mediante un análisis de ADN.

Vea además: Identifican a hondureño que murió decapitado en accidente de camioneta en Estados Unidos