La Dirección General de Ingresos (DGI) de Nicaragua embargó las instalaciones vehículos, antenas, repetidores y equipos de la estación de televisión canal 12, medio de comunicación opositor al gobierno del presidente de ese país, Daniel Ortega, de acuerdo a la prensa local.

Según un comunicado enviado a la televisora, la DGI tomó esta acción debido a un reparo sobre las declaraciones de impuestos sobre la renta en contra de la empresa Nicavisión S.A. Por la cantidad de 21 millones de córdobas, entre 2011 y 2013.

Asimismo la empresa de telecomunicaciones detalló que el juez también embargó los bienes personales de su administrador Mariano Valle, y que por el momento sus abogados están analizando el embargo y sus alcances para posteriormente dar más detalles del caso.

Por otra parte, El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) manifestó mediante un comunicado el rechazo ante las acciones fiscales y judiciales confiscatorias contra el canal 12 de Nicaragua, expresando su solidaridad con todos los periodistas y medios de comunicación que están siendo "asediados y procesados judicialmente".

Comunicado que realizó El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) en un Twitt. Foto: Cosep.

"Desde el año 2014 el gobierno a ordenado el cierre y/o confiscación de al menos 20 medios de comunicación en todo el país, de los cuales 12 ocurrieron después de la crisis sociopolítica de abril del 2018. Así mismo se registran más de 1,900 agresiones a la libertad de prensa de acuerdo a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro" señaló el Cosep en el tercer punto de su comunicado.

https://youtu.be/WPu1XkMdhVQ

Por otra lado, La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), una entidad dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas, repudió el embargo que hicieron al canal 12 de Nicaragua y también denunció que el país antes mencionado está silenciando y reprimiendo a los medios de comunicación independientes, escudándose de manera arbitraría en políticas impositivas.

Lea también: Tribunal acusa a gobierno de Daniel Ortega por los delitos de tortura mediante el abuso sexual y la violación en protestas de 2018