El exdiputado suplente de El Salvador, Roberto Silva Pereira fue deportado de los Estados Unidos para enfrentar los cargos de cohecho y lavado de dinero, monto que asciende a 14 millones de dólares.

La fiscalía de El Salvador, acusa a Pereira de haber utilizado sus empresas de construcción para sobornar alcaldes y de esa forma ganar licitaciones y recibir el pago por obras inconclusas.

Te puede interesar: Costa Rica no es un lugar seguro para viajar según Estados Unidos

Con el dinero ganado en estas obras, el exdiputado compró propiedades que posteriormente le fueron decomisadas.

Pereira, también es acusado de ser uno de los responsables de haber asesinado en febrero de 2007 a tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano.

Según el Ministerio Público de Guatemala, el móvil de esta masacre habría sido una venganza de Pereira contra los parlamentarios, por haber aprobado que le retiraran la inmunidad legislativa en 2006.

Ante la deportación, el presidente de El Salvador , Nayib Bukele ordenó a través de Twitter, que resguarden las 24 horas del día a Pereira ya que "tiene un alto grado de peligro de fuga o de que atenten contra su vida".

https://twitter.com/nayibbukele/status/1215106644314591232

Te puede interesar: Directivo de Facebook reconoce que la aplicación ayudó a elegir a Trump como presidente de Estados Unidos