Al menos 85 supuestos pandilleros y estafadores fueron arrestados la madrugada de este martes en El Salvador durante diferentes operativos, según informó la Policía Nacional Civil (PNC).

La fuente indicó que más de 300 efectivos policiales participaron en las detenciones de miembros de la Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y la banda Mao Mao en diferentes puntos del país y con las que supuestamente se logra "desarticular estructuras criminales".

LEA TAMBIÉN: Emma Coronel esposa del Chapo Guzmán es condenada a 3 años de cárcel en Estados Unidos

En los departamentos de Santa Ana (occidente) fueron detenidas 30 personas, 31 en San Salvador, 15 en San Miguel (oriente) y 9 en La Libertad (centro), sin que las autoridades hayan dado el reporte consolidado de los arrestos.

"Entre los detenidos figuran dos palabreros (cabecillas) de la MS13 y una estructura dedicada a estafas electrónicas con la modalidad de pretender tener maletas en el aeropuerto y ser familiares o conocidos de las víctimas", indicó en redes sociales la PNC.

Según la corporación policial, con estos arrestos se logra "resolver más de 50 casos criminales, entre estos atentados contra unidades del transporte público por miembros de pandillas".

Los detenidos serán llevados ante los tribunales por cargos de homicidio tentado, limitación a la libre circulación (desplazamiento forzado), privación de libertad, homicidio, extorsión, desaparición de personas, tráfico de drogas y agrupaciones ilícitas.

LE PUEDE INTERESAR: Diputados chilenos rechazan despenalizar el aborto

El Salvador es asediado por la MS13, Barrio 18 y otras pandillas minoritarias que poseen más de 600 células en todo el país y a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

Las pandillas cuentan con unos 70 mil miembros, de los que casi 17 mil se encuentran encarcelados.

A estas pandillas se atribuyen los altos índices de asesinatos que han situado al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81.7 muertes violentas por cada 100 mil habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.

Las principales fuentes de financiación de estas estructuras son la extorsión de comerciantes y el tráfico de drogas al menudeo en los territorios que controlan.