Un nuevo vídeo de abuso policial ha causado nuevas protestas en Estados Unidos, luego que un ciudadano afroamericano muriera asfixiado a causa de una bolsa que fue colocada en su cabeza tras oponerse a un arresto por parte de agentes de la Policía Rochester en Nueva York.

El ciudadano afroamericano fue identificado como Daniel Prude de 41 años de edad, quien padecía problemas mentales y no se resistió al arresto luego que su hermano llamará a emergencias después de verle salir corriendo a la calle en medio de la lluvia.

Las cámaras corporales de los policías captaron el momento en que Prude se resiste a ser detenido, por lo que los policías violentamente tratan de controlarlo colocándole una bolsa especial en la cabeza después de esposarlo, aparentemente para evitar que escupiera sobre ellos debido a que había estado gritando que tenía coronavirus, según información proporcionada por The New York Times.

Casi enseguida, el hombre comenzó a moverse y a gritar mientras que uno de los policías presionó su cabeza contra el suelo, otro agente colocó una rodilla en su espalda y un tercer policía le sujetaba las piernas, al mismo tiempo que le pedían que dejara de escupir y se calmara.

https://youtu.be/KQGTMY8GwHo

Luego que Prude dejó de reaccionar al quedar inconsciente por la asfixia, cuerpo médico de la ciudad llegó hasta el lugar del incidente para auxiliarlo y trasladarlo hasta un centro asistencial mientras trataban de reanimarlo.

Posteriormente, el ciudadano estadounidense permaneció por una semana en estado vegetal y conectado a un respirador artificial hasta que murió cuando fue desconectado de la máquina que lo mantenía con vida.

La familia de Prude tachó el crimen como "asesinato a sangre fría", pues la autopsia realizada al cuerpo determinó que la muerte se debió a un homicidio provocado por "complicaciones por asfixia en restricción física".

El incidente habría ocurrido el pasado 23 de marzo y tras publicarse el vídeo, las llamas de las protestas antirracistas se volvieron a encender en los Estados Unidos, unas semanas después del incidente que mantiene hospitalizado a Jacob Blake, quien recibió siete disparos por la espalda por un policía de Kenosha, Wisconsin.

El movimiento Black Lives Matter (las vidas negras importan) a convocado a nuevas protestas ahora en Nueva York, y también en Kenosha, así como en Minneapolis donde se sigue exigiendo justicia por la muerte de George Floyd, quien también fue víctima de las agresiones policiales en Estados Unidos.

Vea además: Jacob Blake, el caso del afroamericano tiroteado por la espalda que reactivó las protestas antirracismo en Estados Unidos